El ex viceprimer ministro de Singapur, Tony Tan, consiguió una cerrada victoria para convertirse en el séptimo presidente del país luego de las elecciones del sábado, una señal de que la popularidad del partido que gobierna esta ciudad asiática se está erosionando.

Tan, de 71 años, obtuvo 35% de los aproximadamente 2,1 millones de votos, superando al ex miembro del parlamento Tan Cheng Bock por apenas 7.269 votos, dijo el domingo en la mañana Yam Ah Mee, jefe del Departamento Electoral. Tan Jee Say consiguió 25% de los votos mientras que Tan Kin Lian el 5%, dijo Yam.

El anuncio de los resultados fue retrasado unas horas mientras los funcionarios electorales recontaban los votos debido al cerrado conteo entre los dos principales candidatos.

"Planeo esforzarme al máximo para los singapurenses, cualquiera que sea su preferencia política", dijo Tan luego de que fueron anunciados los resultados. "La presidencia está por arriba de la política".

Los analistas siguieron de cerca el desempeño de Tony Tan, apoyado por la mayoría de la clase dirigente, como un barómetro del descontento de los electores con el Partido de Acción del Pueblo (PAP), en el poder desde 1959.

El primer ministro Lee Hsien Loong y el PAP no apoyaron oficialmente a Tan, aunque Lee elogió a Tan el mes pasado y no mencionó a ninguno de los otros tres candidatos. Hasta el mes pasado, Tan era director ejecutivo del Fondo de Riqueza Soberana Gubernamental de la firma Singapur Investment Corp. y presidente de la compañía mediática Singapur Press Holdings.

El voto total del PAP en las elecciones parlamentarias en mayo cayó a 60%, el menor desde que Singapur se separó de Malasia en 1965. La caída se ha atribuido a una reacción contra el alza de los precios de viviendas, un incremento de los trabajadores extranjeros y la creciente desigualdad de salarios.

El PAP mantiene una gran mayoría en el parlamento, con 81 de 87 escaños. Sin embargo, su control en el poder — alguna vez tan pleno que controlaba todas las curules en el parlamento y que los candidatos del PAP ganaban la mayoría de los distritos sin oposición — parece estar decayendo.

La elección representó la primera con resultados apretados desde 1993.

La presidencia es mayormente una posición ceremonial en el gobierno parlamentario de Singapur.