La cineasta Sofia Coppola volvió a sus raíces para casarse el sábado con el rockero Thomas Mars en un pueblo remoto del sur de Italia donde nació su bisabuelo.

Su famoso padre, el director Francis Ford Coppola, escoltó a la novia de 40 años hasta donde la esperaba Mars, cantante de la banda francesa Phoenix y padre de las dos hijitas de la pareja.

La ceremonia a primera hora de la tarde tuvo lugar en el jardín del palazzo que el padre de Sofia renovó en el centro histórico de Bernalda, una ciudad cerca del Golfo de Taranto en la región de la Basilicata, según el alcalde Leonardo Chiruzzi que presidió la ceremonia.

"Todo salió bien", dijo Chiruzzi a The Associated Press. "Fue sencilla, tranquila, en el jardín".

"Si quisieran tener una boda hollywoodesca no la harían aquí", había dicho Chiruzzi por teléfono en vísperas de la ceremonia. "Prefirieron hacerla aquí porque aquí es hermoso".

La novia lució un vestido de tul de color lavanda y Mars un traje gris con una flor en el ojal. La novia y su padre fueron precedidos en la marcha por el pasillo por la hija mayor de la pareja y otros niños. Después que Coppola y Mars dieron el "sí" en la ceremonia civil, ella arrojó el ramo de flores y una amiga lo recogió, dijo Chiruzzi.

Los desposados y el padre de la novia, con un traje de lino blanco y camisa rosa, salieron del palazzo brevemente para saludar al público.

Bernalda, cerca del centro de trogloditas de Matera al norte, vio nacer al abuelo de Francis, Agostino, antes de emigrar a Estados Unidos.

La película de Sofia Coppola "Lost in Translation" de 2003 le valió a la cineasta de 40 años un Oscar por el guión y la convirtió en apenas la tercera mujer de la historia postulada a un Premio de la Academia a la mejor dirección. Su filme de 2010 "Somewhere" conquistó el León de Oro en el Festival de Venecia el año pasado.

Sofia Coppola se divorció del director Spike Jonze en 2003.

La agencia noticiosa ANSA dijo que los invitados incluían a Johnny Depp y Talia Shire, tía de la novia, conocida por sus papeles en "El padrino" y "Rocky".

Estaba prevista una cena para cien personas con un pastel de bodas preparado por el chef del hotel Magna Grecia de Bernalda, dijo Biagio Loiudice, que dirige el hotel.

"Vinieron la semana pasada y eligieron el pastel", dijo por teléfono. "Es muy sencillo. Optaron por lo sencillo".

Francis Coppola se propone convertir la residencia donde tuvo lugar la boda, el "Palazzo Margherita", en un hotel boutique de lujo.