El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, Roberto Rivas, confirmó hoy que la Organización de Estados Americanos (OEA), el Centro Carter y la Unión Europea (UE) gestionan formalmente su participación como "acompañantes" en los comicios del próximo 6 de noviembre.

En declaraciones que publica hoy la prensa local, Rivas dijo que esos organismos internacionales de observación ya tuvieron "un primer contacto" con la Cancillería nicaragüense, delegada por el Gobierno de Daniel Ortega para aprobar la presencia de los observadores en la votación.

Agregó que el próximo lunes los magistrados electorales podrían reunirse con representantes del estadounidense Centro Carter, sin identificar a nadie y el martes con el jefe de la delegación de la Comisión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein.

Asimismo, informó de que el Consejo Nacional de Universidades de Nicaragua solicitó oficialmente a las autoridades participar como organismo local de observación.

Rivas indicó esta semana que los comicios nicaragüenses, en los que el presidente Ortega busca su polémica reelección, serán "abiertos" y acreditarán a las misiones de observación de la UE, OEA y Organización de Naciones Unidas (ONU).

El CSE aprobó el 16 de agosto un "reglamento de acompañamiento" y eliminó el concepto de "observación" que reconocen las leyes, lo que provocó críticas de los partidos políticos de oposición y organismos cívicos locales.

En ese reglamento los magistrados establecen que "los acompañantes al proceso electoral, tanto internacionales como nacionales, podrán movilizarse conforme las diferentes rutas que establecerá el Consejo Supremo Electoral".

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) pidió esta semana a las autoridades reformar esa norma para asegurar que los observadores vigilen los comicios "en condiciones aceptables".

Ortega, sin embargo, prometió desde el pasado 19 de agosto que su Gobierno aprobará la presencia "sin ninguna limitación" de todos los organismos internacionales de observación y aseguró que nadie será expulsado de este país por criticar las elecciones.

La campaña electoral nicaragüense inició el 20 de agosto pasado con Ortega como favorito para continuar en el poder, según todas las encuestas.

Las autoridades han dicho que unos 19.500 policías y militares vigilarán los comicios, en los que habrá 12.000 Juntas Receptoras de Votos.

En la votación del 6 de noviembre unos 3,3 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.