Luis Fernando López fue enfático: la atención del deporte en Colombia no debe centrarse en un sólo deporte.

López hizo historia el domingo en Daegu al concederle a Colombia su primera medalla en un Mundial de atletismo al atrapar un bronce en la marcha de 20 kilómetros, en la que el ruso Valeriy Borchin revalidó su título.

"Esto demuestra que nuestro país no se mueve con el monopolio de un solo deporte", afirmó López, disparando un dardo hacia el fútbol.

López es un agente de policía de 32 años que en las últimas grandes citas ya había dado signos que subirse a un podio estaba inminente. Fue noveno en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y luego quinto en el Mundial de Berlín 2009.

El domingo, en la última parte de la carrera, el andarín colombiano hizo gala de su "prudencia" al esperar para dar una notable acelerada que le catapultó al podio que "he soñado toda mi vida".

Borchin se llevó la victoria con un tiempo de 1 hora, 19 minutos y 56 segundos en el circuito en las calles del centro de Daegu. Fue escoltado por su compatriota Vladimir Kanaykin, quien entró 31 segundos después. López cronometró 1:20.38, su mejor marca de la temporada, a 42 segundos del ganador.

"Más que en un tercer puesto es como haber ganado la medalla de campeón", afirmó López.

"Comencé la preparación este año pensando en ser campeón del mundo, pero este hombre a la derecha mía es muy fuerte", añadió López apuntando hacia Borchin, la gran figura de la marcha corta.

Borchin tenía 22 años cuando en 2008 se convirtió en el campeón olímpico más precoz de los 20 kilómetros.

El ruso tomó la delantera en el kilómetro 14, se despegó en el 15 y el resto fue un trámite cómodo en una mañana en la que el calor llegó a los 25 grados y se sintió una humedad sobre el 70 por ciento.

"Regulé perfectamente la carrera, la tuve bajo control en todo momento", dijo Borchin.

López y su entrenador prepararon una estrategia que se sustentó en no perderle la pista a los líderes y rematar en el final.

"La idea era estar en el lote hasta que se hiciera un tirón, como lo hizo Borchin y estar pendiente del segundo grupo", comentó a The Associated Press Fernando Rozo, el entrenador de López, quien también es un policía. "Sobre el final sobrevivieron Borchin, su compañero y Luis Fernando. Nos salió bien".

"Estaba muy concentrado con lo que tenía que hacer", dijo López. "Intenté y quise ir por la medalla de plata, pero vi que no era capaz de alcanzar a Kanaykin. Pero este bronce me da una alegría inmensa".

López señaló que el tercer lugar se magnifica ante el hecho que desde hace cinco meses arrastra una lesión en el pubis y que le impidió entrenar con plenitud.

Tanto fue el dolor que se refirió a la antesala al Mundial como "cinco semanas trágicas".

"Cada día que podía terminar un entrenamiento eran días de gloria. Se había convertido un reto terminar mis días de trabajo", indicó López a la AP. "Esto no fue un sacrificio de cinco semanas, sino de toda una vida para darle una medalla a Colombia".

El bronce de López es la segunda gran conquista del atletismo colombiano en las grandes lides internacionales, sumándose al bronce que Ximena Restrepo consiguió en los 400 metros de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

López resaltó el valor de ganar medallas en el atletismo en un país donde el fútbol es el deporte nacional.

"Demostramos que hacemos gloria de verdad, que damos medallas de verdad, no sólo una clasificación a un Mundial de fútbol", indicó. "Estos son los deportes que se llevan con pundonor. Que el país confíe en el atletismo que es el verdadero sentir de la nación".

Su ilusión es subirse al podio de la olimpiada de Londres dentro de un año: "Es todo lo que los atletas quieren, una competencia en la que espero tener un sistema de entrenamiento con menos dolores que este".

El guatemalteco Erick Barrondo llegó décimo con marca de 1:22.10. El mexicano Eder Sánchez, bronce en Berlín 2009, figuró 15to.

___

Eric Núñez está en Twitter en http://twitter.com/EricNunezAP

Los periodistas de Deportes de AP en Español están en http://twitter.com/AP_Deportes