La Secretaría de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, indicó hoy que la "ventana de preparación se está cerrando" ante la llegada del huracán "Irene", que ya ha causado un muerto y ha dejado más de 200.000 personas sin electricidad en EE.UU..

Napolitano realizó estas declaraciones en una rueda de prensa con el director de la Agencia Federal de Gestión de Desastres (FEMA), Craig Fugate, en la que ambos instaron a los ciudadanos de la costa atlántica de EE.UU. a prepararse y "a tomarse en serio las advertencias" sobre el huracán.

Poco antes, Napolitano y Fugate sostuvieron una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Barack Obama, para informarle acerca de la evolución de la tormenta y las medidas de precaución tomadas por las autoridades.

"El presidente reiteró que los efectos de la tormenta se sufrirán a lo largo de todo el fin de semana y que debemos trabajar para preparar a las comunidades que ser verán afectadas", afirmó un comunicado de la Casa Blanca.

Obama, que llegó ayer a Washington, adelantó un día su regreso de vacaciones debido a la alerta del temporal provocado por "Irene" y pidió a los estadounidenses seguir las recomendaciones de seguridad.

Por el momento, las autoridades han anunciado el primer fallecido a causa de los efectos del huracán, un hombre en el condado de Nash County de Carolina del Norte a quien le cayó una rama de árbol de gran tamaño cuando caminaba en el exterior de su vivienda.

El huracán se dirige ahora hacia las costas del sur de Virginia, tras provocar numerosas inundaciones en Carolina del Norte, ocasionar destrozos en varias infraestructuras marítimas y dejar sin servicio eléctrico a más de 200.000 personas.

"Irene" tocó tierra esta mañana a las 7.30 hora local (11.30 GMT) cerca del cabo Lookout, en Carolina del Norte (este de EE.UU.), con vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Los pronósticos del CNH indican que el huracán se desplazará hacia el norte a lo largo de la costa atlántica de EE.UU., y afectará a la capital Washington esta noche y Nueva York mañana domingo.

Las autoridades han ordenado la evacuación de 370.000 personas en Nueva York y las aerolíneas han anunciado la cancelación de cerca de 10.000 vuelos para el fin de semana en la región noreste, donde el transporte ferroviario también ha sido suspendido.

Trece estados han declarado el estado de emergencia, desde las Carolinas hasta Massachusetts, en un área en la que residen cerca de 65 millones de personas.