La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó hoy el asesinato del periodista mexicano Humberto Millán Salazar, el sexto en lo que va de año, y pidió a las autoridades una investigación "exhaustiva".

Humberto Millán Salazar, de 53 años, director y editor del diario digital A Discusión y periodista del Grupo Fórmula, fue encontrado muerto el 25 de agosto con una herida de bala en la cabeza en una zona rural en Sinaloa, México.

La CIDH, organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) encargado de velar por el cumplimiento de los derechos humanos en la región, señaló en un comunicado que éste es el sexto homicidio de comunicadores en México en 2011, que podrían estar relacionados con el ejercicio del periodismo.

La Relatoría Especial reiteró su preocupación por los crímenes y pidió a las autoridades que tomen medidas "urgentes", como fortalecer la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión.

Asimismo, pidió que se trasladen a la justicia federal las investigaciones de los crímenes contra comunicadores en aquellos casos que se requiera.

En ocasiones anteriores, la relatora especial para la Libertad de Expresión, Catalina Botero, ha explicado que este tipo de medidas ayudarían a evitar posibles coacciones a los jueces locales.

También exhortó al Gobierno mexicano a poner en práctica adecuadamente los mecanismos de seguridad necesarios para proteger "efectivamente" la vida e integridad de los periodistas amenazados, como indica el principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH.

Este principio señala que: "El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión".

La Relatoría Especial insiste en que para impedir la impunidad de estos crímenes y evitar que se repitan "es imprescindible identificar a todos los responsables de los crímenes, juzgarlos, sancionarlos y adoptar medidas de reparación justas para los familiares de las víctimas".

Millán Salazar, con más de 30 años de experiencia en medios de comunicación, era conocido por sus comentarios críticos y denuncias acerca de presuntos actos de corrupción política, recuerda la CIDH, por lo que insta a las autoridades a hacer un análisis exhaustivo de las circunstancias del crimen y del trabajo periodístico de la víctima, como posible móvil del homicidio.

En 2011 han sido reportados la desaparición y el posterior asesinato de Noel López Olguín, el 8 de marzo en Veracruz; los homicidios de Luis Ruiz Carrillo y José Luis Cerda Meléndez, el 25 de marzo en Monterrey; la muerte de Miguel Ángel López Velasco, el 20 de junio en Veracruz y el asesinato de Yolanda Ordaz, el 26 de julio en Boca del Río, Veracruz.

Además, el 7 de junio desapareció en Guerrero el periodista Marco Antonio López Ortiz, en paradero todavía desconocido.

En otros ataques contra medios de comunicación murieron la repartidora de periódicos Maribel Hernández, el 31 de enero en Ciudad Juárez, y el ingeniero Rodolfo Ochoa Moreno, el 9 de febrero en Coahuila.