El excanciller alemán Helmut Kohl ha asegurado que sus recientes críticas al curso político, tanto en Europa como en sus relaciones transatlánticas, del Gobierno de Angela Merkel no deben se contempladas "como un ajuste de cuentas".

En declaraciones que publica hoy el rotativo Bild, Kohl admite que fue consciente de que algunos de sus comentarios en la entrevista "tendrían una atención especial", pero afirma tajantemente: "mi entrevista no fue naturalmente un ajuste de cuentas" con la actual canciller.

"Nunca tuve un interés en ello y tampoco voy a empezar ahora a mis 81 años", subraya el antiguo jefe del gobierno germano que condujo al país a la unificación tras la caída del muro de Berlín y quien lamenta que la oposición haya "instrumentalizado" sus palabras.

El excanciller asegura que su intención con la polémica entrevista fue "dar una señal positiva", extender "el optimismo" y difundir "un mensaje con un claro sí para el futuro de Alemania, nuestro país en el centro de Europa".

En una entrevista publicada esta semana por la revista Internationale Politik, Kohl lamenta que el actual gobierno alemán haya perdido la brújula política y, aunque sin citar específicamente a Merkel, la critica por su falta de voluntad de liderazgo.

"Alemania es ya desde hace algunos años un grande no predecible, ni hacia el interior, ni hacia el exterior", declaró Kohl, canciller entre 1982 y 1998, quien advirtió de que "debemos tener cuidado de no perderlo todo" y lamentó un empeoramiento de las relaciones de Alemania con EEUU y la flojedad del eje franco-alemán.

Añadió que "cuando se carece de brújula, cuando no se sabe dónde se está y hacia dónde se quiere ir, se deduce que no se tiene voluntad de liderazgo y creatividad. Entonces no se es fiel a lo que entendemos como continuidad de la política exterior alemana sencillamente porque se carece del sentido para ello".

"Conmigo como canciller Alemania no habría aprobado la entrada en la Eurozona de Grecia en su situación concreta que cualquiera que mirase con atención podría haber apreciado", afirmó el canciller de la unificación.

Asimismo aseguró que con él, "Alemania no habría violado el pacto de estabilidad. Y estas dos decisiones son para mi las causas fundamentales de los errores que ahora debemos lamentar".

Helmut Kohl subrayó que hay que "dejar claro ante los demás donde nos encontramos y hacia dónde queremos ir, que tenemos valores y principios válidos mas allá del día a día" y de los dirigentes políticos exige que "asuman su responsabilidad, muestren liderazgo y ofrezcan respuestas".