La escritora chilena Isabel Allende afirmó que apoya los reclamos de los estudiantes de su país, movilizados desde hace tres meses para exigir una mejor educación y otras reivindicaciones, pero aseguró en declaraciones que publica hoy la prensa uruguaya que "van a tener que transar".

"Apoyo el reclamo de los estudiantes pero van a tener que llegar a algún tipo de compromiso, van a tener que transar, porque esto (las protestas) no puede seguir eternamente", afirmó la autora de "La casa de los espíritus" en un reportaje concedido al diario "El Observador".

Allende, que visitó esta semana Montevideo como parte de una gira para promocionar su último libro "El cuaderno (o diario) de Maya", afirmó que la gente en Chile "está muy enojada" porque "se cansó de los precios y de vivir endeudada".

"Tiene que haber una negociación y no creo en absoluto que pueda haber un golpe militar como dicen. Chile ya pasó por eso y no creo que vuelva a suceder", agregó.

Allende nació en Perú, donde su padre diplomático cumplía funciones, se crió en Chile, tras el golpe de Estado contra Salvador Allende, primo hermano de su padre, en 1973 se radicó en Venezuela, allí vivió trece años y comenzó a escribir. Posteriormente tuvo residencia en varios países.

Al referirse al presidente chileno Sebastián Piñera dijo que "es un hombre bien intencionado, aunque no creo que sea un gran político".

"Le cae todo esto ahora, pero los problemas de Chile son de larga data", afirmó.

En opinión de la exitosa escritora, en su país se necesitan "cambios estructurales que debió hacer la Concertación" pero "no pudo" porque "tenía las manos amarradas con el Congreso y el Senado que eran de la oposición".

Allende aseguró que en Chile "hay que cambiar la Constitución y el sistema de votación para tener una democracia mucho mas representativa".

Además, "hay que atacar a fondo el problema de las privatizaciones porque los chilenos deben tener el derecho a una buena salud, educación, transporte y vivienda a precios razonables y que no haya miseria".

"Cuando ves la pobreza y un puñado de personas que son los dueños del país, eso enoja y crea un clima latente de violencia", afirmó la escritora radicada en California (EE.UU).