El gobierno de Irán inició la producción de fibra de carbono, un material bajo el embargo de Naciones Unidas por su potencial uso en el controvertido programa nuclear iraní, informó el sábado la agencia estatal de noticias IRNA.

Ahmad Vahidi, ministro de Defensa de Irán citado por el despacho de IRNA, indicó que el país decidió fabricar de manera doméstica la fibra de carbono porque "se enfrentaban retos" para poderla comprar en mercados extranjeros debido a las sanciones internacionales impuestas al gobierno de Teherán.

La fibra de carbono es extremadamente resistente, ligera y flexible y tiene una amplia tolerancia al calor. Se utiliza en las industrias aerospaciales, en la ingeniería civil y para propósitos militares.

Irán previamente la importaba para su uso en sus centrífugas más avanzadas, que agitan gas de uranio para producir uranio enriquecido que puede ser empleado en la fabricación de ojivas nucleares.