El papa Benedicto XVI hizo un llamamiento para que los terroristas abandonen la violencia y abracen la "vida y el diálogo" en su mensaje de pésame tras el atentado contra la sede de las Naciones Unidas en Abuya, capital de Nigeria.

Benedicto XVI expresó en dos telegramas, enviados al presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, y al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, su profundo pesar y su cercanía por "esta terrible pérdida de vidas, tanto de ciudadanos nigerianos como de miembros del personal de la ONU".

El Pontífice hizo un llamamiento para que "aquellos que eligen la muerte y la violencia, abracen la vida y el diálogo".

En ambos mensajes, firmados como es habitual en estos casos por el secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone, se dice que el Papa "invoca de corazón las bendiciones divinas de valentía y fortaleza para los heridos y todos los que sufren".

Al menos 18 personas murieron ayer en un atentado terrorista con un coche bomba, que devastó parte de la sede de la ONU en la capital de Nigeria, y que se atribuyó el grupo radical islámico Boko Haram.