Cinco miembros del gobernante Partido Democrático (PD) presentaron hoy su candidatura a los comicios del 29 de agosto para elegir al nuevo líder de la formación, el cual se convertirá virtualmente en el nuevo primer ministro de Japón.

Los cinco han hecho pública su candidatura un día después de que el hasta ahora jefe del Ejecutivo nipón, Naoto Kan, anunciara su dimisión.

De todos ellos, el favorito para convertirse en nuevo presidente del PD y en primer ministro de Japón es Banri Kaieda, de 62 años y actual ministro de Industria, tras conocerse que cuenta con el apoyo de los principales barones del partido.

Los otros cuatro contendientes son Seiji Maehara, ex ministro de Exteriores; Yoshihiko Noda, ministro de Finanzas; Michihiko Kano, que ocupa la cartera de Agricultura, y Sumio Mabuchi, ex titular de Transportes, informó la agencia local Kyodo.

Según las encuestas, los nipones prefieren de todos ellos a Maehara, aunque es Kaieda el que tiene más posibilidades de ocupar el cargo al contar con el apoyo de Ichiro Ozawa y Yukio Hatoyama, dos pesos pesados del PD que tienen influencia sobre la mitad de los 398 legisladores del partido que votan el lunes para elegir nuevo líder.

El número de aspirantes a la presidencia del PD es el mayor desde la fundación en 1998 y denota una importante fractura en el seno de la formación, compuesta por diversas facciones de signo conservador y liberal.

En ese sentido, la consulta para elegir al nuevo dirigente del PD se ha convertido de nuevo en un duelo entre partidarios y detractores del político que lidera la mayor facción del partido, Ichiro Ozawa, que perdió el año pasado las presidenciales frente a Kan.

Tanto Ozawa, cuya afiliación al PD permanece suspendida por un escándalo de financiación, y Yukio Hatoyama acordaron apoyar a un candidato que decidiera mantener intacto el programa electoral con el que la formación arrasó en las elecciones parlamentarias de 2009.

Ambos han apostado por Kaieda, que anunció que pretende mantener el ideario electoral y dar un cambio de rumbo a las políticas del recién dimitido Kan, con quien tuvo un importante desencuentro en lo referente a la reactivación de los reactores nucleares en Japón tras el accidente en la central nuclear de Fukushima.

El PD tiene mayoría en la Cámara Baja, de modo que el candidato que salga vencedor el próximo lunes se convertirá previsiblemente en el nuevo primer ministro del país asiático, el sexto desde 2006.