Alexandr Ankvab fue proclamado hoy ganador de las elecciones presidenciales en Abjasia, lo cual le convertirá dentro de un mes en el tercer presidente en la historia de esta región separatista georgiana.

De acuerdo a los datos difundidos por la Comisión Electoral Central (CEC), Ankvab obtuvo el 54,86 por ciento de votos, con lo cual no será necesaria una segunda ronda de votación.

En segundo lugar, con un 21,04 por ciento de votos, se situó el primer ministro Serguéi Shamba.

Les sigue con un 19,83 por ciento, está Raul Jadzhimba, líder del partido "Foro de Unidad Nacional de Abjasia".

Nugzar Ashuba, presidente del Parlamento que durante la campaña asumió el cargo de Jefe de Estado interino, ya felicitó a Ankvab con motivo de la victoria en las elecciones presidenciales.

Jadzhimba, sin embargo, adelantó que "durante las elecciones fueron utilizada tecnologías de falsificación".

"Estos comicios volvieron a mostrar que el proceso de engaño continúa", aseguró.

Sus críticas se centran en las listas complementarias de votantes y que según Jadzhimba "superan el 20-30 por ciento en cada circunscripción".

Más de cien observadores extranjeros supervisaron la marcha de la votación, pese a que Abjasia denunció que Georgia hizo todo lo posible para conminar a los parlamentarios europeos a que no acudieran a los comicios en la región separatista.

Abjasia, república bañada por el Mar Negro, convocó los comicios presidenciales debido a la muerte repentina del arquitecto de su independencia, Serguéi Bagapsh, que falleció a finales de mayo en la clínica del Kremlin en Moscú.

En 2004, cuando Bagapsh derrotó a Jadzhimba y ganó por primera vez la presidencia, Abjasia se vio al borde de una guerra civil y algunos observadores temen la repetición de aquellos sucesos.

Abjasia se escindió de Georgia tras una sangrienta guerra en la que contó con el apoyo financiero y militar de Rusia en 1992 y 1993.

Tras la invasión de Georgia por las tropas rusas en 2008, Moscú reconoció la independencia de Abjasia.

Posteriormente Nicaragua, Venezuela y el atolón de Nauru siguieron a Rusia en el reconocimiento de la independencia de Abjasia.

Georgia denunció que las elecciones abjasas son dirigidas por Rusia, que reconoció la independencia abjasa el 26 de agosto de 2008 tras la guerra ruso-georgiana por el control de la también separatista Osetia del Sur.

"Actualmente en Abjasia todo lo dirige Rusia, tanto en el ámbito de la seguridad, como los activos económicos como, en gran medida, la vida política", aseguró David Bakradze, presidente del Parlamento de Georgia, a la prensa local.

Tras la guerra ruso-georgiana de 2008 las tropas rusas están emplazadas en Abjasia por acuerdo bilateral y fronterizos rusos vigilan la línea divisoria con Georgia.

La abrumadora mayoría de los abjasos son ciudadanos de Rusia y gran parte del presupuesto abjaso se financia desde Moscú.

Nacido en 1952, Ankvab se licenció primero en Derecho en el Instituto Jurídico de Rostov, y luego en Ciencias Políticas, en la Academia de Ciencias Sociales del Comité Central del Partido Comunista de la URSS (PCUS).

Ya en 2004 quiso presentarse a las elecciones presidenciales, pero no pudo hacerlo debido a que de 1994 a 2000 había vivido en Moscu y no se en Abjasia, como requiere la ley local.

De 1997 a 2010 fue ministro de Asuntos Exteriores de esa república separatista y a partir de febrero de 2010 encabezó su Gobierno.

En mayo de 2011, cuando el ahora difunto presidente Serguéi Bagapsh partió a Moscú para ser ingresado en la clínica del Kremlin donde falleció el pasado el pasado 29 de mayo, Ankvab fue designado presidente en funciones.

En cuatro ocasiones Ankvab fue blanco de atentados.

La última vez, el 23 de septiembre de 2010, su casa fue atacada con lanzagranadas.

Ankvab está casado y tiene dos hijos.

Por Misha Vignanski.