El promedio industrial Dow Jones terminó otra semana turbulenta con una fuerte ganancia el viernes, luego que el presidente de la junta de la Reserva Federal Ben Bernanke dijo que Estados Unidos se encamina a un crecimiento económico de largo plazo. Fue la primera semana con ganancias en un mes.

El volumen de operaciones fue ligero, una señal de que muchos operadores salían de Nueva York antes de la llegada del huracán Irene. Se espera que la tormenta arribe a la región la noche del sábado. Un portavoz de la Bolsa de Valores de Nueva York dijo que se espera que las operaciones se inicien el lunes como de costumbre.

Bernanke no anunció medidas adicionales de estímulo económico durante sus declaraciones en una conferencia en Jackson Hole, Wyoming, como algunos inversionistas esperaban. Dejó abierta la posibilidad de intervenir si otra recesión parece probable.

Los índices cayeron bruscamente cuando se divulgó el discurso a las 10 de la mañana y quedó claro que Bernanke no prometía apoyo adicional a la economía. El promedio industrial Dow Jones cayó unos 78 puntos poco antes del comienzo del discurso y se desplomó hasta 220 puntos poco después de que Bernanke comenzó a hablar. Se recuperó en una hora y se mantuvo al alza el resto del día.

El promedio industrial Dow Jones se incrementó 134,72 puntos, el 1,2%, a 11.284,54. Avanzó 4,3% en la semana, luego de descender en las cuatro anteriores.

El Standard & Poor's de 500 acciones aumentó 17,53 unidades, o el 1,5%, a 1.176,80. Subió 4,7% en la semana, su mayor avance desde la semana que terminó el 1 de julio. El índice compuesto Nasdaq avanzó 60,22 puntos, o 2,5%, a 2.479,85.

Boeing Co. subió un 2,8%, la mayor ganancia entre las 30 acciones que componen el Dow. Tiffany & Co. avanzó un 9%, más que cualquier otra de las 500 acciones del índice S&P, después de que el minorista de lujo aumentó su previsión de ganancias para el año.

En su discurso, Bernanke se centró en las ventajas a largo plazo de la economía de Estados Unidos. Dijo que "no parece haber sido alterada permanentemente por las crisis de los últimos cuatro años". Ese golpe de optimismo ayudó a levantar los mercados.

"En la economía estadounidense, la única cosa que realmente falta en este momento es confianza", dijo David Kelly, estratega jefe de mercado de fondos en JPMorgan. "La gente que entiende los límites de la política monetaria también entiende que la economía tiene lo necesario para crecer".

Otros analistas dijeron que el discurso de Bernanke ayudó a levantar el espíritu de los inversionistas. Liz Ann Sonders, estratega jefe de inversiones de Charles Schwab, dijo que el discurso de Bernanke fue un "reconocimiento de que a la Fed no se le agotaron las herramientas y que están dispuestos" a actuar si es necesario.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años se disparó en la hora después del discurso de Bernanke. Estaba en 2,13% justo antes de las declaraciones y subió a 2,22% en la hora después de que el texto fue divulgado. El rendimiento estaba en 2,19% la tarde del viernes.

La última vez que la Bolsa de Nueva York cerró debido al mal tiempo fue el 8 de enero de 1996, cuando la apertura se retrasó hasta las 11 de la mañana debido a una tormenta de nieve. El huracán Gloria causó un cierre el 27 de septiembre de 1985.

Cinco acciones subieron por cada título que bajó en la Bolsa de Valores de Nueva York.

El volumen de operaciones fue relativamente liviano, con 4.200 millones de títulos intercambiados.

En otros mercados internacionales, el FTSE 100 británico terminó el día sin variaciones a 5.129,92 mientras que el DAX alemán cayó 0,8%, a 5.537,48 y el CAC-40 francés retrocedió 1,0%, a 3.087,64.

Más temprano, en Asia, el Nikkei japonés ascendió 0,3%, a 8.797,78.

El crudo de referencia West Texas Intermediate subió 7 centavos, a 85,37 dólares por barril, en la Bolsa Mercantil de Nueva York. En Londres, el Brent del Mar del Norte se incrementó 74 centavos, a 111,36 dólares.