Un automóvil cargado de explosivos derribó dos portones y estalló el viernes frente a las oficinas de la ONU en la capital de Nigeria, donde dejó al menos 16 muertos.

La secta musulmana radical conocida como Boko Haram se atribuyó el ataque. Un vocero de la misma habló con el servicio en lengua hausa de la BBC, que es escuchado en el norte de Nigeria de mayoría musulmana.

El osado ataque, lanzado mientras los empleados en las oficinas del edificio de cuatro pisos estaban en plena actividad, tiene lugar en momentos en que la nación más poblada del Africa enfrenta la amenaza creciente del terrorismo nacional e internacional. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, calificó el atentado como "un ataque a todos aquellos que dedican sus vidas a ayudar al prójimo".

La secta musulmana del noreste de Nigeria ha lanzado ataques en la capital, aunque nunca lo había hecho contra blancos extranjeros.

Boko Haram, que significa "La educación occidental es sacrilegio", lanzó una serie de ataques dinamiteros y asesinatos en el norte de Nigeria el año pasado. Se atribuyó también un ataque dinamitero a la central de policía federal en junio que mató a por lo menos dos personas.

La secta pretende imponer una versión estricta de la ley islámica en la nación y se opone enérgicamente a la educación y cultura occidentales.

Los testigos dijeron a The Associated Press que un sedán embistió dos portones en el complejo de la ONU mientras los guardias intentaban detenerlo. El conductor chocó el automóvil en la zona de la recepción y detonó los explosivos, dijo un vocero de la Agencia Nacional de Emergencias.

"Vi cadáveres dispersos", dijo Michael Ofilaje, un trabajador de UNICEF en el edificio, que según dijo tembló por la explosión. "Hay muchos muertos".

La Cruz Roja Nigeriana informó que el ataque dejó por lo menos 16 muertos y 11 heridos, según Umar Mairaga, director de situaciones de desastre en la organización.

El ministro de Salud de Nigeria, Mohamad Alí Pate, pidió donaciones de sangre en el servicio de la BBC en hausa, e indicó que hay por lo menos 60 heridos en el Hospital Nacional en Abuya.

El complejo, conocido como Casa de la ONU, tiene oficinas en las que unos 400 empleados trabajan para 26 agencias humanitarias y de desarrollo. Las autoridades seguían tratando de hacer un recuento de quienes se encontraban allí en el momento de la explosión.