El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, revisó hoy en Bogotá con su colega hondureño, Porfirio Lobo, el acuerdo para la reconciliación en Honduras, y aseguró que se aclararon "algunas interpretaciones" que se tejieron recientemente.

"Esos acuerdos se vienen cumpliendo y por fortuna todo ha venido adelantándose sin mayor contratiempo", señaló Santos a periodistas tras sostener una reunión de trabajo con Lobo, quien llegó al país este mismo jueves y fue recibido con honores militares.

Los dos mandatarios revisaron el "Acuerdo para la reconciliación nacional y la consolidación del sistema democrático en la República de Honduras", firmado entre Lobo y el expresidente Manuel Zelaya, y que fue auspiciado por los jefes de Estado de Colombia y Hugo Chávez, de Venezuela.

Santos calificó la reunión con Lobo de "muy fructífera" y agregó que "ha habido algunas interpretaciones que a la larga se han aclarado y eso va marchando por buen camino, afortunadamente para bien de Honduras, para bien de la región, para bien de la (Organización de Estados Americanos) OEA, para bien de todo el mundo".

Hace dos semanas, Xiomara Castro, esposa del expresidente Zelaya, denunció en Bogotá que en su país no se cumplía el acuerdo que permitió el regreso del depuesto mandatario a Tegucigalpa.

En esa oportunidad, Castro también pidió que la Organización de Naciones Unidas (ONU) vigilara el cumplimiento del acuerdo.

Castro afirmó que portaba una carta para los presidentes Santos y Chávez y que había sido enviada al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la que se daba cuenta de que el acuerdo de reconciliación firmado en la ciudad colombiana de Cartagena en mayo pasado "no se está cumpliendo según lo previsto".

En la misiva detalló que el acuerdo, que permitió que Zelaya regresara a Honduras tras el golpe de Estado de 2009, estaba debilitado "con acciones" que se llevan a cabo en el país centroamericano.

"Mi esposo, Manuel Zelaya Rosales, al igual que los compañeros, que tuvieron que emigrar de nuestro país y que retornaron con la esperanza de poder enfrentar con la frente en alto y desvirtuar las acciones que se hicieron en contra de ellos, hoy se sienten amenazados", precisó Castro.

Castro aseguró también que muchas personas "que ingresaron con nosotros a nuestro país, como el padre Andrés Tamayo, salvadoreño, y quien fue nacionalizado en Honduras, y que con la dictadura se le quitó su nacionalización" tuvo que salir del país porque lo iban a expulsar.

Según ella, "ahí comenzó a violarse este acuerdo".

Honduras fue suspendido de la OEA en 2009 tras el golpe de Estado contra Zelaya, y tras la salida del país de este, llegó al poder como gobernante de facto el presidente del Congreso, Roberto Micheletti, quien luego convocó a comicios que dieron como ganador a Lobo.

Esta es la tercera visita de Lobo a Colombia desde que asumió el poder a finales de enero del año pasado. El primer viaje lo hizo en mayo de 2010 y el segundo, en abril de 2011.

De otro lado, Santos le reiteró al presidente hondureño la "total y completa disposición" del Gobierno y de la Fuerza Pública de Colombia para seguir ayudando e incrementar la cooperación de los dos países en el combate del crimen organizado.

Santos consideró que la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado no es una labor exclusiva de un país o de una región sino del mundo entero.

Un balance de la cooperación entre Colombia y Honduras indica que la Fuerza Pública colombiana entrenó a 420 miembros de las autoridades policiales hondureños.

También reporta el rescate de 40 hondureños que estaban secuestrados, la captura de más de 100 delincuentes y el apoyo para la realización de 250 poligrafías. EFE

ocm/agp/lnm