Rusia y China mostraron hoy una vez más su rechazo a la propuesta de Estados Unidos y los países de la Unión Europea (UE) para que Naciones Unidas apruebe un paquete de sanciones contra Siria al no presentarse ningún miembro de sus delegaciones a una reunión del Consejo de Seguridad sobre el asunto.

Un diplomático occidental confirmó a Efe que ni el representante de Rusia ni el de China comparecieron a un encuentro que había convocado el máximo órgano internacional de seguridad para analizar el proyecto de resolución sobre Siria que europeos y estadounidenses hicieron circular el martes.

"Ni Rusia ni China se presentaron, pero esperamos que se unan a las conversaciones (sobre el proyecto de resolución) de manera constructiva lo más rápido posible", indicó el mismo diplomático, que evitó detallar si se baraja ya alguna fecha concreta para presentar oficialmente la resolución y someterla a votación.

La misma fuente señaló, sin embargo, que europeos y estadounidenses mantienen "conversaciones constructivas" con el resto de miembros del Consejo de Seguridad y destacó la voluntad de esas delegaciones de convencer a rusos y chinos de que "no es posible hacerse el ciego ante la terrible situación que vive Siria".

Otras fuentes del Consejo de Seguridad indicaron también a Efe que "todavía es muy pronto" para presentar oficialmente la resolución en el seno del máximo órgano de decisión de la ONU, donde "aún se necesita más tiempo para debatir" las distintas opiniones que despierta la represión de Damasco sobre los manifestantes.

"Es urgente que nos movilicemos. El presidente Bachar al Asad no reacciona ante las peticiones de la comunidad internacional y creemos que el Consejo de Seguridad debe actuar", señaló a Efe, por su parte, el embajador alemán adjunto ante la ONU, Miguel Berger, poco antes de que el Consejo tratara hoy el asunto de Siria.

Los miembros del Consejo esperan conocer próximamente el informe de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) sobre la actual situación en Siria, un texto que incluiría datos contrastables de la represión y que ejercería más presión sobre las distintas delegaciones para actuar.

En una reunión celebrada el miércoles en la sede de la ONU en Nueva York los representantes de Rusia y China ya mostraron su desaprobación ante la idea de Estados Unidos y los países de la UE de aplicar sanciones a Siria, una oposición que manifestó con fuerza el embajador ruso, Vitaly Churkin.

"Es una estrategia equivocada", aseveró entonces el diplomático, para quien imponer sanciones al régimen de Al Asad sólo contribuiría a "exacerbar" las divisiones en Siria y alentaría "aún más" la confrontación, cuando lo que la comunidad internacional debería impulsar es el "diálogo" entre las partes.

La propuesta de sanciones que Estados Unidos y los países de la UE distribuyeron al resto de delegaciones del Consejo de Seguridad esta semana contempla la congelación de los bienes de los 23 individuos -entre ellos Al Asad- y cuatro entidades, además de un embargo de armas.

Además y entre otras cosas, incluye también una "clara mención" de que el Consejo de Seguridad puede recomendar a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) abrir investigaciones por los delitos contra la humanidad cometidos en el país árabe.

Además, Rusia y China fueron dos de los países que votaron en contra esta semana de que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenara la represión del régimen sirio a las manifestaciones, aunque su oposición no frenó la condena del órgano, que también aprobó el envío urgente a Siria de una comisión independiente que investigue posibles crímenes contra la humanidad que allí se viven.