La agencia de calificación Moody's rebajó su perspectiva para el sector bancario argentino de "estable" a "negativo", al alertar sobre la supuesta "vulnerabilidad" de los bancos del país suramericano, argumento que fue rechazado hoy por banqueros y autoridades locales.

La calificadora dijo en un informe que este cambio de nota obedece a la "vulnerabilidad del sistema bancario frente a factores macroeconómicos y a medidas intervencionistas por parte del Gobierno argentino para los próximos 12 a 18 meses".

Moody's remarca "la fragilidad de las ganancias" de los bancos, "que dependen cada vez más de las políticas acomodativas pero insostenibles del gobierno", "su vulnerabilidad a la confianza de los inversores" y "su exposición a riesgos políticos y a situaciones que podrían afectar negativamente la distribución de sus activos, su rentabilidad y su capitalización".

La rebaja de perspectiva fue fuertemente criticada por las asociaciones que agrupan a los bancos en Argentina, que coincidieron en asegurar que los argumentos de la calificadora no tienen fundamentos ni se ajustan a la realidad del sistema financiero local.

En tanto, la presidenta del Banco Central argentino, aseguró hoy que la banca local es "sólida" y afirmó que las agencias de calificación "no entiende lo que pasa en Argentina".

El ministro de Economía argentino, Amado Boudou, calificó por su parte como una "payasada" la rebaja de perspectiva "en un momento que todo el mundo sufre las consecuencias de las calificadoras porque fueron ellos los que asignaron mal los recursos y generaron burbujas especulativas en los países desarrollados".

De acuerdo a un informe del sector elaborado por el Banco Central argentino, el patrimonio neto del sistema financiero argentino registró en junio pasado un alza interanual del 22,9 %.

En tanto, las capitalizaciones del sector acumularon en el primer semestre 540 millones de pesos (128,2 millones de dólares), superando los aportes de capital recibidos en todo 2009 y 2010, según el informe oficial.

En la primera mitad del año, los créditos bancarios al sector privado verificaron un crecimiento interanual del 44 %, mientras que los depósitos totales del conjunto de bancos registraron un alza del 30,1 %.

Moody's advirtió que si bien "los bancos están aprovechando la fuerte demanda de crédito", "el incremento del endeudamiento de consumo podría representar riesgos para la calidad de los activos de los bancos".