Un mexicano sin permiso legal para estar en Estados Unidos fue sentenciado en el estado de Kansas a tres años en prisión por poseer un arma.

El fiscal federal Barry Grissom informó el jueves que los extranjeros que no cuentan con autorización legal para permanecer en Estados Unidos no pueden poseer armas de fuego de ningún tipo. Calificó el caso contra Guadalupe Rodríguez Mendoza como otro ejemplo del enfoque del gobierno federal contra los inmigrantes criminales.

Rodríguez, originario del estado mexicano de Sinaloa, se declaró culpable en junio de poseer un revolver cargado 9 mm.

Las autoridades, que cumplían con una orden estatal de arresto, hallaron el arma en su poder en 2009. Entonces fue acusado del cargo federal de armas, pero fue hasta abril cuando se presentó ante la corte cuando fue encontrado en Arizona enfrentando cargos federales por volver a ingresar al país sin autorización después de haber sido deportado.