La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy "profundamente conmocionada" por el incendio premeditado de un casino en México por un grupo de sicarios, que se ha cobrado al menos 53 vidas.

La canciller ha expresado su solidaridad con el pueblo mexicano, con el que "comparte su dolor" y al que envía sus condolencias, dijo el viceportavoz oficial del Gobierno, Cristoph Stegmanns, al comienzo de la tradicional rueda de prensa de los portavoces ministeriales alemanes de los viernes.

Presuntos sicarios del crimen organizado incendiaron un casino de la ciudad de Monterrey, norte de México, y provocaron la muerte de al menos 53 personas, la mayoría por intoxicación.

Al lugar, el Casino Royale de dos plantas, llegaron alrededor de las 15.50 horas (20.50 GMT) de ayer seis hombres a bordo de dos vehículos y, según versiones de testigos, dispararon y lanzaron granadas, aunque fuentes oficiales han apuntado que los agresores no realizaron disparos y que su propósito fue incendiar el lugar.

Los atacantes rociaron el casino con un "líquido inflamable", al parecer gasolina, lo que provocó un incendio, dijo el gobernador del estado de Nuevo León (cuya capital es Monterrey), Rodrigo Medina.

El gobernador advirtió que la cifra podría incrementarse, ya que en el lugar habría entre 15 y 20 cuerpos más, por lo que continuaban los trabajos de rescate.