La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó hoy de tiene en su cuenta bancaria 100 millones de euros, procedente de los fondos libios congelados en instituciones financieras europeas, que destinará a ayuda de emergencia en Libia.

El portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, estimó en conferencia de prensa en Ginebra que ese dinero servirá para "hacer frente a las necesidades médicas más urgentes en el plazo de entre ocho semanas y tres meses", especialmente para atender a los heridos durante los combates entre el régimen libio y las fuerzas opositoras.

Jasarevic explicó que esa ayuda permitirá paliar las graves deficiencias que afronta el sistema hospitalario libio, al borde del colapso por las sanciones internacionales y el incremento de las hostilidades, especialmente en las últimas fechas en Trípoli.

El portavoz de la OMS indicó que a la ayuda que podrá aportar de manera adicional este organismo se unirán en breve las 45 toneladas métricas de ayuda humanitaria, por valor de 5,6 millones de euros, que fueron adquiridas recientemente por las autoridades libias.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) también ha incrementado en las últimas horas sus esfuerzos para mejorar la situación con la evacuación de cientos de extranjeros, emigrantes en su mayoría, que se vieron atrapados en los combates de Trípoli.

En la noche del jueves zarpó del puerto de la capital libia un primer barco con 263 personas a bordo fletado por esta organización, que hoy ha enviado un nuevo barco desde la ciudad de Bengasi con el objetivo de evacuar a otro millar de personas el fin de semana.

Jemini Pandya, portavoz de la OIM, afirmó que este barco transporta camino de Trípoli suministros médicos de emergencia, así como 50 miembros de distintas organizaciones humanitarias.

Pandya explicó que la intención de la OIM es entregar estos suministros y evacuar al millar de personas que esperan el barco "entre la noche del sábado y la mañana del domingo", aunque matizó que todo dependerá de la situación de seguridad en la ciudad.

El personal que esta organización tiene en los alrededores del puerto de Trípoli informó en las últimas horas de intensos tiroteos, lo que dificulta las operaciones para proceder a las evacuaciones.

"Los continuos combates en partes de la ciudad, los muchos puntos de control y los disparos de los francotiradores representan los principales obstáculos para moverse por la ciudad, así como la falta de combustible", destacó la portavoz de la OIM.

La OIM no tiene cifras concretas del número de emigrantes que quieren abandonar Trípoli, escenario de duros combates en los últimos días entre las tropas del régimen de Muamar el Gadafi y las fuerzas opositoras, y se limita a señalar que "varios miles de personas se han registrado para recibir asistencia".

"La información es muy fragmentada. Es difícil conocer los números. Ni siquiera las embajadas los conocen", explicó Pandya.

Los evacuados de Trípoli serán transportados a Bengasi, a un centro de tránsito, y desde ahí, en fecha aún por determinar, hasta la frontera con Egipto, donde la OIM les prestará la ayuda necesaria para que puedan regresar a sus respectivos países.