El alemán Marcel Kittel ganó el viernes la séptima etapa de la Vuelta a España, mientras que Sylvain Chavanel conservó por cuarto día consecutivo el liderato general de la carrera.

El ciclista del equipo Skil Shimano se fugó después que el estadounidense Tyler Farrar se cayó en los metros finales, lo que provocó un accidente en el pelotón justo antes de la meta.

Kittel cronometró 4 horas, 47 minutos, 59 segundos en la ruta de 183 kilómetros desde Almadén hasta Talavera de la Reina.

"Es como un sueño", comentó Kittel, de 23 años. "Estamos muy orgullosos de todos. Hoy tuvimos un gran trabajo de equipo".

Chavanel conservó su ventaja de 15 segundos sobre Daniel Moreno, y de 16 segundos sobre el campeón Vicenzo Nibali.

Un grupo de cuatro ciclistas se fugó al comienzo de la etapa y llegó a tener ventaja de casi nueve minutos, pero fue alcanzado a 10 kilómetros de la meta.

"Aunque la etapa estaba catalogada para los sprinters, la ruta no fue nada fácil", dijo Chavanel. "También estaba el factor del viento, que afectó al pelotón todo el día. De todas formas nos mantuvimos en control".

El choque en la recta final incluyó, entre otros, a Nibali y Joaquín Rodríguez, quien está a 23 segundos del puntero.

"Todos los que queremos estar en la cima de la clasificación estábamos muy nerviosos (por el accidente)", dijo Rodríguez, quien se lastimó la mano derecha.

La octava etapa del sábado es una ruta montañosa de 177,3 kilómetros desde Talavera de la Reina hasta San Lorenzo de El Escorial.