Perú proyecta recibir unos 1.000 millones de soles (364 millones de dólares) en lo que resta de 2011, producto del nuevo impuesto que empezarán a pagar las empresas mineras a partir de septiembre, dijo el viernes el ministro de Energía y Minas Carlos Herrera.

El jueves el primer ministro Salomón Lerner anunció durante su presentación en el parlamento que las empresas mineras acordaron pagar en conjunto un nuevo gravamen de alrededor 3.000 millones de soles al año (1.090 millones de dólares).

"El compromiso es que los aportes son vigentes y están asegurados a partir de septiembre... saque cuentas, divida los (cuatro) meses que faltan entre doce y multiplíquelo por 3.000 millones de soles", dijo Herrera en una rueda de prensa.

Herrera comentó que el gobierno del presidente Ollanta Humala recaudará "entre cinco y seis veces más" en gravámenes a la minería en comparación a lo recaudado durante la gestión del anterior presidente Alan García.

El gobierno de Humala calcula recibir 15.000 millones de soles (5.454 millones de dólares) como impuestos de mineras hasta 2016. La gestión de García (2006-2011) recibió 1.775 millones de dólares por un aporte voluntario de las mineras.

El ministro de Energía y Minas sostuvo que a diferencia del aporte voluntario que otorgaron las empresas mineras durante la anterior gestión, en la actual, "hay un acuerdo firmado" u obligatorio.

Humala prometió durante su campaña electoral que de llegar al poder aplicaría un impuesto a las empresas que extraen minerales en el país y que usaría ese dinero en combatir la pobreza que aqueja a un tercio de los peruanos.

Más de 60% del total de las exportaciones peruanas provienen del sector minero, según datos oficiales.

Perú es el segundo productor mundial de plata y de cobre, y el sexto de oro.