Una huelga aplazará el comienzo del campeonato de fútbol de la Serie A de Italia, que estaba programado para el sábado, anunció el viernes el presidente de la Asociación de Jugadores del Fútbol de Italia, Damiano Tommasi.

Los 20 capitanes de equipos de la Serie A firmaron un documento este mes en el que amenazaban con irse a la huelga si no se firmaba un nuevo convenio laboral antes de que comenzara la temporada. No se ha alcanzado un acuerdo tras semanas de negociaciones.

"Lo intentamos hasta el final, pero todos los intentos fueron en vano", afirmó Tommasi, al decretar la huelga justo cuando los planteles tenía previsto viajar para sus partidos.

El conflicto principal se centra en dos cláusulas que quieren los equipos: la primera, que les permita obligar a los jugadores no deseados a entrenar alejados del primer equipo, y la segunda, que se obligue a los futbolistas a pagar un nuevo impuesto gubernamental de solidaridad, que se aplica a los ciudadanos de altos ingresos.

Las nuevas medidas de austeridad del gobierno italiano estipulan que los ciudadanos que ganan más de 90.000 euros (128.250 dólares) anuales tienen que pagar un impuesto adicional de 5%, mientras los que ganan más de 150.000 euros (213.750 dólares) encaran un impuesto adicional de 10%.

Debido a una pausa por partidos internacionales programados para el fin de semana del 3 y 4 de septiembre, la huelga aplazaría el comienzo de la temporada hasta el 10 y 11 de septiembre, o posteriormente.

"La posibilidad de una huelga general es un problema. Los próximos partidos siguen en peligro", comentó el presidente de la federación italiana de fútbol, Giancarlo Abete. Agregó que la situación es "incomprensible, tomando en cuenta los problemas en el centro del asunto".

"Hay algo seguro: tenemos que hacer lo que hicieron en España y limitar la protesta a sólo una fecha", agregó Abete. "Tenemos que hallar una solución de inmediato".

Una huelga de futbolistas en España pospuso la primera fecha de esa liga, aunque el jueves se logró un acuerdo y la temporada arrancará el fin de semana.

Si la huelga italiana dura sólo una o dos fechas, los partidos que se pierdan probablemente serán repuestos posteriormente.

El subsecretario del gabinete y delegado deportivo, Rocco Crimi, dijo que el público considerará que se trata de la "huelga más rara" en la historia de Italia, y agregó que ambas partes tienen que calmarse y sentarse a negociar un acuerdo.

La única otra huelga de jugadores en la historia de la Serie A fue en marzo de 1996.

El conflicto entre los jugadores y la liga está planteado desde que expiró el último convenio laboral en junio del 2010.

Los futbolistas fijaron fecha de huelga dos veces durante la primera mitad de la temporada anterior, pero en ambos casos se evitó el paro por acuerdos verbales de último momento.

Los clubes votaron 18-2 el miércoles para rechazar una propuesta de los jugadores. Sólo Siena y Cagliari la favorecieron.

Tommasi ofreció el viernes que la liga firme un convenio temporero hasta junio de 2012, sin las dos cláusulas que quieren los clubes, y dijo que de lo contrario "podría tomar meses, no 15 días" resolver la disputa.

Sin embargo, la Serie a rechazó de inmediato la propuesta de Tommasi.