El primer ministro de Japón, Naoto Kan, anunció hoy formalmente su dimisión en una reunión de la ejecutiva de su formación, el gobernante Partido Democrático (PD).

Tal y como había prometido, Kan hizo pública su decisión de dejar el cargo oficialmente el lunes próximo, después de que el Parlamento japonés aprobara hoy dos leyes promovidas por él para encauzar la reconstrucción del país tras el desastre del 11 de marzo.

Kan también había puesto como condición para dimitir la aprobación de otra ley para activar el segundo presupuesto extraordinario para la reconstrucción, la cual ya fue ratificada en julio.

"Ya que se han cumplido los tres requisitos que estipulé, voy a dejar el puesto de presidente del partido, tal y como me comprometí a hacer el pasado 2 de junio", explicó Kan en la reunión de la ejecutiva de su formación, el Partido Democrático (PD).

"Una vez que sea elegido el nuevo presidente (del PD), abandonaré el cargo de primer ministro", añadió en referencia a los comicios para elegir al nuevo líder del partido, previstos para el próximo lunes 29 de agosto.

El PD ostenta la mayoría en el Parlamento japonés (Dieta), de modo que su líder se convertirá previsiblemente en el nuevo primer ministro del país asiático.

La campaña para la elección de un nuevo presidente del partido arrancará mañana sábado y se espera que los candidatos que se presenten celebren un debate el domingo 28.

Asimismo, podrían presentarse más de cuatro contendientes, un récord desde la fundación del partido en 1998, entre los que se encuentran los, a priori, favoritos, Yoshihiko Noda, actual ministro de Finanzas, y Seiji Maehara, ex ministro de Asuntos Exteriores.

Kan, de 64 años, tomo posesión del cargo el 8 de junio de 2010, tras la dimisión de Yukio Hatoyama.

Pese a que arrancó con buenas cotas de popularidad, el apoyo a su gobierno fue cayendo paulatinamente hasta desplomarse tras el terremoto del 11 del marzo y el accidente en la central nuclear de Fukushima.

A Kan se le criticó duramente por su gestión de la crisis desatada tras el desastre de marzo y desde entonces tanto miembros de su partido como de la oposición han exigido su dimisión.

Con el abandono de Kan, el próximo jefe de Gobierno se convertirá en el sexto primer ministro de Japón desde 2006.