El extravagante ex alcalde de la ciudad fronteriza de Tijuana, Jorge Hank Rhon, ganó otro asalto legal a las autoridades federales después de que una corte rechazó la apelación de la Procuraduría General de la República (PGR) que buscaba anular la desestimación de los cargos de posesión de armas en su contra.

Hank Rhon, un magnate de las apuestas e integrante de una prominente dinastía política mexicana, ha ganado tres asaltos una vez que la corte desestimó los cargos relacionados con un operativo el 4 de junio en su mansión en la que soldados incautaron 88 armas y casi 10.000 rondas de municiones.

El Consejo de la Judicatura Federal informó en un comunicado que la corte falló correctamente que el operativo fue llevado a cabo sin una orden judicial y que los argumentos de los soldados de que estaban investigando un crimen en progreso estaban infundados.

El consejo añadió el jueves que no había suficiente evidencia obtenida legalmente para retener a Hank Rhon.