Los ejercicios de una fuerza de 17 países para defender el canal interoceánico ante un ataque simulado concluyeron el viernes de manera positiva, informaron oficiales de Estados Unidos y Panamá.

"Han sido un gran éxito", dijo el comandante del Servicio Nacional Aeronaval de Panamá (Senán), Juan Pino, quien fue el oficial panameño asignado a la planificación y ejecución de las maniobras.

Los ejercicios "no sólo benefician a nuestro país sino también a todos los países a nivel global y los de la región cuya economía en gran medida depende de las operaciones y el libre tránsito del comercio marítimo mundial a través del Canal de Panamá", dijo Pino.

La novedad de este año fue que México — otrora observador — participó más activamente en un escenario ficticio elaborado por la coalición y que consintió en una supuesta amenaza hacia el canal por parte de grupos extremistas que tenían células en Colombia, explicó el contralmirante de la Guardia Costera de Estados Unidos y director de Operaciones del Comando Sur de los Estados Unidos, Steven Ratti.

Explicó que en el simulacro se armó una fuerzas multinacional con efectivos marítimos, aéreos y terrestres, avalada por las Naciones Unidas para defender la vía interoceánica.

"La fuerza multinacional tiene varias responsabilidades, principalmente en los acercamiento y accesos al Canal de Panamá y en este caso en particular el grupo extremista tenía personas en tierra en Colombia", narró Ratti.

"Este es el tipo de escenario que es muy plausible y lo que es más, pone a prueba las habilidades las capacidades de los 17 países de la coalición para que trabajen juntos", enfatizó.

Las maniobras se extendieron por diez días y en ellas participaron alrededor de 3.500 militares, 20 embarcaciones y cuatro aeronaves.

El subcomisionado del Senan Osvaldo Ureña aseguró que los objetivos que se trazaron en el ejercicio se lograron debido a que la coalición desactivó la principal amenaza simulada que consistía en que supuestamente buques mercantes que se dirigían al Canal y traía a bordo células de organizaciones criminales "con el objetivo de traer explosivo hacia el Canal de Panamá".

Para Ratti, los ejercicios mejoran "futuras colaboraciones sobre preocupaciones mutuas en seguridad y refuerza el espíritu de amistad y cooperación que une a los países" de Latinoamérica.

Este año participaron Argentina, Brasil, Belice, Canadá, Colombia, Chile, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, México, Perú, República Dominicana y Panamá. Paraguay y Uruguay lo hicieron como observadores.

Estados Unidos es el cliente más importante del canal. Chile y Ecuador son los principales usuarios latinoamericanos.

Los ejercicios Panamax coordinados por el Comando Sur de los Estados Unidos se realizan desde el 2002.