Una de las organizaciones narcotraficantes de más reciente creación en México colocó mantas en las que estaban impresas las fotografías de algunos rivales, junto a un texto en el que pedía ayuda de la ciudadanía para capturarlos, describiéndolos como "secuestradores y traidores a la patria".

En tanto, en un exclusivo barrio de ciudad de México fue hallado el cuerpo de un hombre decapitado.

Las llamadas "narcomantas", colocadas en la ciudad de Morelia, fueron atribuidas a los Caballeros Templarios, que se formaron aproximadamente en marzo de este año. La organización se escindió de La Familia, un cártel pseudo-religioso con sede en el estado occidental de Michoacán.

Ambas organizaciones estarían librando ahora una lucha entre sí.

Las mantas mostraban cinco fotografías y mencionaban los nombres de seis hombres que supuestamente colaboraban con La Familia. El texto afirmaba que los sujetos operan ahora para Los Zetas, otro cártel mexicano.

Las recompensas por información que llevara al paradero de los individuos iban de 100.000 a 500.000 dólares. La manta incluía un número telefónico en el que podía darse información.

Poco después de su aparición, las autoridades retiraron los mensajes.

El nombre de los Caballeros Templarios se inspira en los cruzados de los siglos XII y XII.

En la ciudad de México, autoridades localizaron el cuerpo de un hombre decapitado en una zona exclusiva de la capital y junto al cual fue dejado un mensaje firmado presuntamente por un grupo del narcotráfico, señaló un parte de la Procuraduría local.

El hallazgo se hizo en Santa Fe, una zona del poniente de la capital que es sede de oficinas de grandes empresas nacionales e internacionales. El cuerpo estaba cerca de instalaciones de la cadena mexicana Televisa.

El mensaje localizado estaba presuntamente firmado por "La Mano con Ojos", un grupo del narcotráfico cuyo presunto líder, Oscar Osvaldo García, fue capturado a principios de agosto.