El presidente de México, Felipe Calderón, decretó hoy luto nacional de tres días tras el ataque perpetrado por "terroristas" en Monterrey, que dejó 52 muertos, y anunció el reforzamiento de las fuerzas federales en el norteño estado de Nuevo León.

En un mensaje a los medios, Calderón afirmó que el país se está enfrentando a "verdaderos terroristas" y llamó a la sociedad a convertir este dolor en "unidad" para hacer frente a los delincuentes.

México "es mucho más fuerte que un puñado de criminales que quieren imponer el miedo", aseguró y anunció que se ofrecerá "una sustancial recompensa" a quien ofrezca información para dar con los responsables.

El mandatario mexicano se desplazará hoy mismo a Monterrey para atender personalmente la situación con su gabinete de seguridad.