Un fiscal solicitó el viernes a la justicia que investigue si la popular vedette y ex modelo Graciela Alfano recibió como obsequios del represor Emilio Massera artículos de los que habían sido despojadas víctimas de la última dictadura militar (1976-1983).

El pedido del representante del ministerio Público, Carlos Cearras, se produce en medio del escándalo mediático que se desató a partir de una serie de testimonios difundidos por medios de comunicación sobre la relación sentimental entre Alfano y el ya fallecido militar.

Cearras hizo la presentación ante el juez federal Julián Ercolini, quien ahora debe resolver si le da o no curso.

El fiscal solicitó al magistrado, entre otras medidas, que cite a declarar a una mujer que se identificó como la hija del ex custodio del marino y que a principios de esta semana reveló en una entrevista con la emisora La Red que su padre le comentó que "a pedido de Massera pasaba a buscar a Graciela por su casa y juntos se encontraban para salir de compras".

Gabriela Blasi, hija de Rafael Blasi, dijo que "fue casi una relación paralela a su matrimonio, porque no fue una mujer más (para Massera)" y agregó que "Alfano recibía bienes de los desaparecidos".

Era una práctica frecuente de los represores apoderarse ilegalmente de los bienes de los disidentes que eran secuestrados, torturados y asesinados. Según organismos de derechos humanos 30.000 personas desaparecieron durante el régimen. Las cifras oficiales reducen ese número a 13.000.

"Mis bienes los gane legítimamente en 40 años de trabajo y como resultado de mis matrimonios. No tengo nada q tenga otra procedencia. Estoy muy tranquila xq tengo mi conciencia en paz", escribió Alfano días atrás en su cuenta oficial de Twitter @alfanograce.

Respecto a la relación con Massera, Alfano primero declaró que "me metí en la cama con quien quise, hice lo que quise y no me hago cargo de lo que hace una persona... si te acostás con un genocida no salís con 30.000 desaparecidos".

Luego se retractó y negó que fuera amante del ex almirante, fallecido en noviembre de 2010.

"Nunca tuve ningún tipo de relación, ni de amistad ni de ninguna naturaleza con el señor Massera, más que un apretón de manos en el Teatro Colón un 9 de julio, en una fiesta patria", sostuvo la artista vía Twitter.

El caso de Alfano --conocida modelo publicitaria en la década de 1970 que actualmente se desempeña como jurado en la versión argentina del "Bailando por un Sueño", el programa más visto de la televisión argentina--- ha desencadenado un debate sobre la complicidad de los civiles con una de las dictaduras más sangrientas de América Latina.

Con la mayoría de los represores condenados por crímenes de lesa humanidad, los organismos de derechos humanos han reclamado a la justicia que avance sobre los cómplices civiles, entre los que aparecen empresarios, jueces, sacerdotes, periodistas y figuras del espectáculo.

Noemí Elsa Ayala, esposa de un desaparecido de la dictadura, aseguró también esta semana al canal América que en una visita que hizo a Massera para inquirir por el paradero de su marido, éste la recibió junto a Alfano.

Alfano manifestó estar dispuesta a declarar ante la justicia si es citada.