El banco holandés ABN Amro anunció hoy que obtuvo un beneficio neto de 864 millones de euros en el primer semestre de 2011 frente a la pérdida de un año antes, y que suprimirá 2.350 empleos en tres años.

La entidad logró superar en los primeros seis meses del año la pérdida de 968 millones de euros que registró en el mismo período de 2010 gracias a una mejor prestación -especialmente en el sector de la banca comercial- y a una política de contención de costes, según explicó la entidad en un comunicado.

El beneficio antes de impuestos alcanzó los 1.056 millones de euros.

El grupo bancario afirmó en su nota que cuenta con "un moderado perfil de riesgo y una posición fuerte de capital", con un ratio de solvencia (Core Tier 1) del 11,4 %.

Sobre la reestructuración, ABN Amro especificó que de los 2.350 puestos de trabajo que eliminará hasta 2014, unos 1.500 serán despidos y los restantes 850, contratos que no se renovarán.

El banco espera que esta medida genere una reducción estructural de costes y un crecimiento de los ingresos.

En febrero de 2010 ABN Amro anunció la separación jurídica del Royal Bank of Scotland (RBS), lo que supuso un paso más hacia la independencia de ambas entidades, y la integración de la entidad en un "holding" con la filial holandesa del banco Fortis, ambos propiedad de Holanda desde 2008.

El grupo ABN Amro fue adquirido en 2007 por el banco belga-holandés Fortis, el británico RBS y el español Santander, antes de que la crisis económica llevara al grupo Fortis a la bancarrota.

Entonces, los gobiernos de Holanda y Bélgica se vieron obligados a adquirir Fortis para evitar su hundimiento, y decidieron unir la parte holandesa de Fortis y sus acciones en ABN Amro.

La entidad espera que la integración con Fortis se complete en 2012.