La historia volvió a estar del lado de los Yanquis de Nueva York después que el segunda base dominicano Robinson Canó, el receptor Russell Martin y el jardinero Curtis Granderson pegaron un grand slam cada uno para ser el primer equipo que consigue tres en las Grandes Ligas en el mismo partido.

La paliza histórica permitió a los Yanquis venir de atrás para ganar por 22-9 a los Atléticos de Oakland, que buscaban barrer la serie de tres partidos en el Yankee Stadium.

En casi un siglo, ni siquiera los Yanquis habían dado semejante festival de jonrones con las almohadillas ocupadas por corredores.

Algunos aficionados decidieron marcharse temprano a casa cuando vieron que los Atléticos ganaban por 7-1 después de tres entradas. La lluvia seguía cayendo en un partido que comenzó luego de una demora de 89 minutos debido a los efectos que ya deja sentir el huracán Irene, que podría tocar tierra en el área de Nueva York.

La decisión de abandonar las gradas del Yankee Stadium les privó a los espectadores que lo hicieron de participar en el establecimiento de la última marca histórica conseguida por los Bombarderos del Bronx.

Canó comenzó la exhibición con su bambinazo en el quinto episodio al recibir los lanzamientos del abridor Rich Harden, poniendo la pizarra en 7-6 y dando inicio la remontada.

Martin conectó su vuelacerca en el sexto, contra el relevista dominicano Fautino de los Santos, para que los Yanquis se colocaran arriba por 10-7. Granderson los imitó en el octavo, frente a Bruce Billings, cuando había dos "outs" en la pizarra.

Martin aportó dos cuadrangulares y un doblete, para imponer las mejores marcas de su carrera con cinco imparables y seis carreras impulsadas, mientras que Canó y Granderson tuvieron cinco producidas cada uno para que los Yanquis lograsen su mayor remontada desde el 2006 y evitaron ser barridos en la serie de tres compromisos.

Las Grandes Ligas están por celebrar su partido número 200.000 de temporada regular, el mes próximo. Pero entre todos esos juegos, el disputado el jueves representó un espectáculo único de bateo.

Aunque también los Yanquis mostraron todo el gran potencial que poseen en otras facetas del juego como fue el fildeo.

El pelotero boricua Jorge Posada, que ha sido elegido al Partido de las Estrellas como receptor titular, también hizo historia como profesional al ser la primera vez que salió para cubrir la segunda base.

Además realizó la última jugada, al capturar un roletazo y lanzar al primera base Nick Swisher, quien mostró su satisfacción mientras atrapaba la pelota.

El relevista zurdo Boone Logan (4-2), el tercero de los cuatro que utilizó el manejador de los Yanquis, Joe Girardi, fue el que se quedó con la victoria después de lanzar un episodio y un tercio perfecto para sacar los cuatro "outs" a ritmo de conga por la vía del ponche.

La victoria permitió a los Yanquis (78-50) romper una racha de dos derrotas consecutivas y ponerse a medio juego de los Medias Rojas de Boston (79-50), que son líderes en la División Este de la Liga Americana y esta noche se enfrentan a los Vigilantes de Texas en duelo de primeros clasificados.