Cuadrillas de bomberos dijaron el miércoles por la noche que iban a dejar que las llamas consumieran un vagón cisterna que cargaba propano líquido, en vez de intentar una riesgosa maniobra para drenar el tanque.

El jefe de bomberos de Lincoln, Dave Whitt, dijo que la decisión fue tomada el miércoles por la noche después que los expertos determinaron que el vagón contenía menos propano del que habían pensado inicialmente.

El incendio del vagón provocó la evacuación de miles de personas que no habían podido volver a sus viviendas después de dos días del incidente.

Whitt indicó que se prevé que la nueva acción tomará unas dos horas antes que el vapor restante pueda quedar fuera del tanque.

El funcionario aseguró que el vagón cisterna estaba "bastante vacío".

Los bomberos pensaban que el vagón cisterna cargaba unos 30.000 galones de propano líquido.

El incendio, que comenzó el martes, obligó a la evacuación de unas 4.800 viviendas de los alrededores. Los bomberos instalaron cuatro mangueras fijas a fin de remojar el tanque e impedir el aumento de temperaturas mientras ardía, un proceso podría tomar varios días.