Un temblor de 4,5 grados en la escala de Richter sacudió esta noche el estado de Virginia, en el este de EEUU, una réplica del terremoto de 5,8 grados que se registró el pasado martes en la misma zona, sin causar daños.

El epicentro del seísmo se situó a 51 kilómetros al este de la ciudad de Charlottesville y a una profundidad de 5 kilómetros, informó en su página web el Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS).

El terremoto del pasado martes se sintió en buena parte de la costa este de Estados Unidos y causó la evacuación de edificios públicos y atracciones turísticas en Washington.

Aunque no provocó víctimas ni daños de consideración, sí causó retrasos en aeropuertos, el cierre de dos reactores nucleares y, sobre todo, mucho pánico.