El exdirector gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn no descarta presentar una contrademanda contra Nafissatou Diallo si prospera la denuncia civil interpuesta el mes pasado en su contra por la mujer, que le acusa de agresión sexual e intento de violación, informa hoy el diario New York Post.

"La demanda civil tendrá los mismos defectos legales que el caso criminal porque depende de la credibilidad" de la denunciante, según detalla el diario, que cita fuentes cercanas a la defensa del político y economista francés, que no ofrecieron más detalles al respecto.

Las mismas fuentes citadas por el diario neoyorquino se mostraron confiadas en que cualquier jurado verá como una "estafadora" a Diallo, la camarera de hotel guineana que acusó a DSK, como es conocido por la prensa, el pasado 14 de mayo.

La defensa del político francés no ha dado detalles sobre los pasos que planean dar, después de que el caso penal contra DSK quedará cerrado este martes.

Sin embargo, expertos consultados por el diario especularon con la que una contrademanda incluiría que Diallo "difamó" a Strauss-Kahn y le privó de su liberad haciendo acusaciones "infundadas" y "desestimadas" por el juez.

El juez Michael Obus retiró el martes los siete cargos formulados a DSK al aceptar la recomendación del fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, quien reconoció que su oficina sería incapaz de probar las acusaciones "más allá de toda duda razonable" por problemas de credibilidad de Diallo.

Antes de la retirada de los cargos, los abogados de Diallo insistieron en que la mujer mantendrá su demanda civil contra DSK para que su cliente reciba la compensación económica que a su juicio merece por el daño psicológico que le supuso el asalto.

En la demanda civil presentada el pasado 8 de agosto ante un tribunal del Bronx, los abogados de Diallo reiteran que Strauss-Kahn agredió sexualmente a la demandante de forma "sádica, intencionada, brutal y violenta" y que en ese proceso "humilló, degradó, violó y le robó su dignidad como mujer".

La denuncia exige que se celebre un juicio en el que un jurado popular determine una compensación económica por una cuantía sin determinar.

Los abogados del economista francés opinan que la demanda civil se "hundirá" igual que la penal y demuestra que la única motivación de Diallo es obtener dinero de su cliente.

El caso contra DSK empezó a tambalearse a principios de julio, cuando la Fiscalía reveló detalles que minaban la credibilidad de Diallo, quien había mentido en su petición de asilo en EE.UU. y habló por teléfono con un hombre en prisión sobre "cómo podría conseguir dinero acusando" al político francés un día después del incidente.

Strauss-Kahn, de 62 años, es desde el martes un hombre libre y puede regresar cuando quiera a Francia, aunque antes quiere resolver "algunos asuntos" pendientes en Washington, donde la próxima semana tiene planeado hacer una visita privada a la sede del FMI para reunirse con el personal.