Veintiséis mineros seguían atrapados el jueves después de dos días en una mina de carbón que se inundó en el noreste de China y les podría llevar más días a los socorristas para bombear el agua del pozo, informó el jueves la prensa local.

El diario oficial China Daily informó que los socorristas se dan prisa para bombear agua de la mina en Qitaihe, en la provincia de Heilongjiang, pero todavía no han hecho contacto con los trabajadores, quienes podrían estar atrapados en cualquiera de los cuatro lugares dentro de la mina, según se informó.

La agencia de noticias Xinhua informó que la mina que operaba ilegalmente se llenó de agua el martes cuando los trabajadores rompieron un pozo adyacente que se había inundado. Diecinueve mineros lograron salir a la superficie.

Reportes señalan que siete funcionarios han sido detenidos por la presunta operación ilegal de la mina y el administrador del condado aledaño de Boli y su sustituto han sido destituidos de sus cargos, según los informes.

La mina había recibido órdenes de ser cerrada en 2007 pero fue reabierta sin permiso el 16 de agosto, informó Xinhua, citando la oficina de seguridad laboral de la provincia.

Las minas en China son notoriamente mortíferas, aunque las mejoras en la seguridad han reducido las fatalidades anuales a un tercio del récord de 6.995 que ocurrieron en 2002, a pesar de que se triplicó la producción de carbón utilizado para generar la vasta mayoría de la energía eléctrica del país.