Desde las islas de Carolina del Norte hasta Nueva Inglaterra, las autoridades calculan los preparativos necesarios en caso de que Irene sea el primer gran huracán en llegar a la costa oriental estadounidense en siete años.

Los técnicos municipales y estatales se han apresurado a examinar puentes y actualizar los planes de evacuación, además de tener preparados sacos de arena ante la posibilidad de inundaciones. Y también sopesan a dónde y cuándo trasladar a las personas más amenazadas.

"Hay que reconocer que vivimos en una isla y vivir en ella conlleva ciertos peligros", dijo Edward Mangano, presidente del condado de Nassau, en Long Island, donde los autobuses escolares fueron movidos a sitios más elevados en caso de que sean necesarios para evacuar a los residentes hasta los refugios establecidos. "Y estos riesgos al parecer se dirigen ahora hacia nosotros".

Irene podría llegar a la barrera de islas de Carolina del Norte, los Outer Banks, el sábado por la tarde con vientos de 185 kilómetros por hora (115 millas por hora). Descargará copiosas lluvias desde Virginia a Nueva York antes de adentrarse en Connecticut tras haber perdido fuerza. Finalmente, se desvanecerá en Maine para el lunes por la tarde.

Un aviso de huracán fue emitido la madrugada del jueves para gran parte de la costa de Carolina del Norte, incluyendo los Outer Banks. Dicho aviso significa que es posible su llegada en 36 horas. Además, un aviso de tormenta tropical fue difundido para gran parte de Carolina del Sur.

En Virginia, la Armada ordenó a la Segunda Flota que zarpara de la Estación Naval de Norfolk para asegurar la integridad de los navíos ante el avance del huracán. La orden del jueves afectó a 64 barcos en el sudeste de Virginia. Nueve barcos se encontraban ya en alta mar la madrugada del jueves y otros dos habían zarpado ya.

Mientras tanto, una depresión tropical se formó en el Atlántico la madrugada del jueves, y el Centro Nacional de Huracanes dijo que seguramente se transformará en una tormenta tropical dentro de unas horas.

Irene causó la madrugada del jueves daños generalizados por lo menos en dos islas meridionales de las Bahamas, con vientos de Categoría 3 de 185 kph (115 mph). Los meteorólogos dijeron que el viento cobrará rápidamente fuerza en las próximas 24 horas y el huracán alcanzará la categoría 4 con vientos de por lo menos 210 kph (131 mph).

___

Los periodistas de The Associated Press Tom Breen y Michael Biesecker en Raleigh, Carolina del Norte; Larry O'Dell en Richmond, Virginia; Geoff Mulvihill en Trenton, Nueva Jersey; Brian Witte en Baltimore, Maryland; Brock Vergakis en Norfolk, Virginia; Johanna Kaiser en Boston; y Meghan Barr y Samantha Gross en Nueva York contribuyeron a este despacho.