El viejo refrán "Barriga llena, corazón contento", vital para los latinos no se está cumpliendo porque no pueden costearse ni siquiera la alimentación, lo que significa que el índice de pobreza ha alcanzado un punto crítico. Esa parece ser la realidad de los latinos en Nueva York.

De acuerdo con datos obtenidos por AOL Latino de los registros del Banco de Alimentos de la Ciudad de Nueva York, dos de cada cinco residentes latinos de la ciudad enfrentaron dificultades para cubrir los gastos de mínimos de alimentación en el año 2010.

Fermín González y su esposa Rosa, un matrimonio de guatemaltecos y sus tres hijos pequeños, van a comer en la casa parroquial de la iglesia San Antonio de Brooklyn tres veces por semana. Allí, al igual que cientos de comedores improvisados en centros comunitarios y albergues a través de la ciudad de Nueva York, muchas familias latinas cubren parte de sus necesidades de alimentación, ya que de otra forma, no tendrían que comer.

Las estadísticas del banco representan que el 43% de los hogares latinos de Nueva York padecen hambre. A ese sombrío panorama se agregan los datos de una reciente encuesta del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) que reveló que los índices de inseguridad alimentaria de los hogares hispanos de Nueva York -el 26,9%- eran sustancialmente más altos que el promedio nacional, situado en el 14,7%.

USDA hizo conocer que Nueva York consta entre los estados de alta población hispana donde se incrementó el uso del programa de cupones de alimentos -llamado SNAP- para las familias de muy bajos ingresos o que están desempleados. California, Florida, Texas y Nueva York presentan la mayor concentración en el uso de ese beneficio.

No obstante, el informe de USDA demuestra que la pobreza generada por la crisis financiera y la masiva pérdida de trabajos, no sólo golpea a los latinos sino a la población en general. El último año, casi 46 millones de personas en Estados Unidos hicieron uso de los cupones de alimentos, lo que representa un aumento récord en los últimos dos años.

Organizaciones que monitorean a los trabajadores latinos como la Red Nacional de Jornaleros (NDLON, por sus siglas en inglés) aseguran que la situación laboral en los últimos tres años ha sido crítica.

Los jornaleros latinos trabajan en construcción y debido a la crisis inmobiliaria ese sector está casi paralizado. El impacto es evidente, cada vez son más numerosos en las esquinas de Nueva York.
"La semana pasada conseguí chamba sólo un día, vine aquí seis días para ganar 89 dólares", dijo el mexicano Arturo Cárdenas quien se reúne a buscar trabajo con sus amigos en la esquina de la calle Union y Northern boulevard en Flushing, Queens.

Este verano, la Federación Hispana en asociación con Ford Motor Company Fund puso en marcha una iniciativa contra el hambre en Nueva York, llamada en inglés "Partners on the Go", la cual distribuyó raciones de comida en comedores comunitarios a través de los cinco condados de la ciudad.

En un comunicado obtenido por AOL Latino, Lillian Rodríguez-López, presidente de la Federación Hispana dijo: "El objetivo principal de este esfuerzo de alivio contra el hambre es crear conciencia en la comunidad latina acerca del tema de la inseguridad alimentaria y poner en práctica un plan de acción comunitaria para reducir el hambre".

El buró del Censo reveló que el índice de pobreza en la ciudad de Nueva York se incrementó de 14,2% en 2008 a 15,8% en 2009, un aumento que no se había registrado en dos décadas.
Así como el número de personas que padecen hambre es un termómetro, la cantidad de desamparados, es otro de los indicadores para medir el índice de pobreza.

Según la Coalición contra el Hambre de Nueva York, unos 110.000 neoyorquinos usaban los albergues en el 2008, un incremento del 32% más que en 2002; pero en su informe más reciente "El estado de los desamparados 2011, para el año fiscal 2010, unas 114.000 personas, entre las cuales 43.000 niños asistían a los refugios de la ciudad.

Por la capacidad de ingresos económicos, al menos 1.5 millones de neoyorquinos viven en situación de pobreza, de acuerdo con el informe "Estado de Pobreza, Ingresos de Familia y Cupones de Alimentos" del Buró Federal del Censo.

El informe establece como referencia una línea de ingresos debajo de 17.600 dólares anuales para una familia de tres. En el 2008 había 1.522.195 familias dentro de ese límite, lo que representa un aumento de 126.456 personas con relación al año 2000, cuando estaban registradas alrededor de 1.4 millones.

De acuerdo con ese informe, uno de cada cuatro latinos no puede satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, vestuario, saludo y vivienda, mientras que uno de cuatro niños latinos no se alimenta apropiadamente.

Según el Centro Hispano Pew (PHC) basado en datos del Censo 2010, los latinos en el estado de Nueva York ascienden a 3.416.922 lo que representa el 18% de la población. Tienen una tasa anual de ingresos promedio de 23.800 dólares.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino