La canciller alemana, Angela Merkel, rechazó hoy las críticas de su correligionario y exjefe de gobierno Helmut Kohl a su política exterior y las relaciones con sus socios europeos y transatlánticos por la crisis del euro y los conflictos en el mundo.

"Cada tiempo tiene sus retos específicos. El gobierno cristianodemócrata-liberal trabaja en la resolución de los retos de nuestro tiempo con sus socios en Europa y el mundo", señala Merkel en una entrevista que publica hoy el diario Süddeutsche Zeitung.

La canciller evita sin embargo la polémica con su antecesor al subrayar que "los méritos de Helmut Kohl como canciller de la unificación y la unión europea no son suficientemente valorados".

En una entrevista adelantada por la revista Internationale Politik, Kohl lamenta que el actual gobierno alemán haya perdido la brújula política y, aunque sin citar específicamente a Merkel, critica a esta por su falta de voluntad de liderazgo.

"Alemania es ya desde hace algunos años un grande no predecible, ni hacia el interior, ni hacia el exterior", declara Kohl, canciller entre 1982 y 1998, quien advierte de que deben "tener cuidado de no perderlo todo" y lamenta un empeoramiento de las relaciones de Alemania con EEUU y la flojedad del eje franco-alemán.

"Conmigo como canciller Alemania no habría aprobado la entrada en la Eurozona de Grecia en su situación concreta, que cualquiera que mirase con atención podría haber apreciado", afirma Kohl.

Asimismo asegura: "Conmigo Alemania no habría violado el pacto de estabilidad. Y estas dos decisiones son para mi las causas fundamentales de los errores que ahora debemos lamentar".