Dos semanas después de que concluyeron los disturbios en Londres y otras ciudades británicas, representantes del gobierno y la policía se reunieron el jueves con ejecutivos de las redes sociales para analizar cómo impedir que sus servicios sean usados para fines violentos.

Pero las autoridades no pidieron nuevos poderes para bloquear a Facebook, Twitter o BlackBerry Messenger en tiempos de crisis.

La policía y los políticos sostienen que los delincuentes juveniles usaron esos medios para coordinar los saqueos generalizados ocurridos este mes en Inglaterra. El primer ministro David Cameron dijo que la fuerza pública y los agentes de inteligencia examinarían la posibilidad de limitar el uso de servicios como el BlackBerry Messenger, sencillo y casi gratuito, en tiempos de crisis.

Los defensores de los derechos civiles se mostraron preocupados ante esa posibilidad.

Un grupo de organizaciones activistas, incluyendo Amnistía Internacional y Liberty, mandaron una carta abierta al gobierno antes del encuentro con los ejecutivos de Facebook, Twitter y el fabricante de BlackBerry, Research in Motion Ltd.

La misiva indicó que "nuevas medidas, adoptadas de buena fe aunque en un ambiente político caldeado, excederán los poderes en formas que serían susceptibles a abusos, limitando la legítima y libre comunicación y expresión, y minando la privacidad de la gente".

Una vocera de la secretaría del Interior dijo antes del encuentro que no hubo "sugerencia alguna" de que esos medios serían clausurados.

Después, el gobierno indicó que las discusiones "examinaron cómo los organismos de seguridad y las redes pueden mejorar las relaciones existentes y la cooperación para aplicar medidas sobre las redes cuando éstas sean utilizadas con fines delictivos".

"El gobierno no solicitó poderes adicionales para cerrar las redes sociales", afirmó otro vocero de la secretaría del Interior, el cual pidió guardar el anonimato según las normas gubernamentales.

Facebook dijo haber retirado ya amenazas de violencia y otro material ofensivo, y señaló que trabaja para acelerar ese proceso.