Los recursos de inteligencia y reconocimiento de la OTAN se están utilizando para rastrear el paradero del dictador Moamar Gadafi.

El secretario de defensa británico Liam Fox anunció el jueves que la alianza atlántica está desempeñando un papel activo en los esfuerzos por localizar a Gadafi, cuyo paradero se desconoce. Los insurgentes irrumpieron el martes en su complejo, pero no estaba allí.

El liderazgo rebelde ha ofrecido una recompensa de dos millones de dólares por la cabeza de Gadafi, y el dictador se ha negado a rendirse pese a que su régimen de 42 años se está desplomando. En un mensaje a un canal de televisión el miércoles, al parecer por teléfono, Gadafi prometió desde su escondite luchar "hasta la victoria o el martirio".

Fox se negó a confirmar si el Servicio Especial Aéreo o el Servicio Especial Marítimo, unidades especiales de comandos de la fuerza aérea y la armada, se unieron a la persecución del prófugo líder libio.

"Nunca formulamos comentarios sobre las fuerzas especiales, particularmente porque podrían poner en peligro su seguridad", dijo el funcionario a la Radio 4 de BBC.

Las autoridades europeas han confirmado que un número reducido de efectivos de fuerzas especiales británicas, francesas y de otras procedencias han estado operando dentro de Libia en los últimos meses.

Fox indicó que la Organización del Tratado del Atlántico Norte "aporta servicios de inteligencia y fuerzas de reconocimiento para colaborar en la caza del coronel Gadafi y, de hecho, los vestigios del régimen".

"La noche pasada, la OTAN fue más activa que en los días recientes en la actividad aérea contra los elementos que se resistían", agregó.

Estados Unidos es el mayor contribuyente de la OTAN, pero Washington no ha indicado si está utilizando recursos militares estadounidenses directamente para la búsqueda de Gadafi. Sin embargo, aviones no tripulados de Estados Unidos han asistido a los rebeldes libios con informes de inteligencia desde hace meses.

Los rebeldes dicen que la ciudad natal de Gadafi, Sirte, a 400 kilómetros (250 millas) al este de Trípoli, es ahora un blanco clave. Mahmud Jibril, titular del gobierno de oposición, dijo el miércoles durante conversaciones en París que Gadafi podría estar "en Sirte o en cualquier otro sitio".