La Bolsa de Seúl subió hoy levemente gracias a las ganancias del sector tecnológico, que recibió bien la renuncia de Steve Jobs al puesto de consejero delegado de Apple, desde donde dirigió grandes avances de la electrónica de consumo.

El índice Kospi del mercado surcoreano cerró hoy con una ganancia de 9,8 puntos, el 0,55 por ciento, y terminó la sesión en 1.764,58 unidades, mientras que el indicador de valores tecnológicos Kosdaq cayó 2,79 puntos, un 0,58 por ciento, y se situó en 471,5 enteros.

Las acciones de las empresas tecnológicas surcoreanas recibieron bien la salida de Steve Jobs del puesto más importante al frente de Apple, desde donde coordinó la salida de exitosas novedades como el iPod o el iPhone.

No obstante, la situación económica global, que sigue siendo de incertidumbre en las primeras economías desarrolladas, especialmente en Estados Unidos y la Unión Europea, no permitió grandes subidas el día de hoy.

Los inversores están pendientes de la reunión de jefes de bancos centrales en Jackson Hole (Estados Unidos), donde el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, podría sugerir nuevos estímulos monetarios.

En la sesión de hoy, la mayor empresa surcoreana, el gigante electrónico Samsung, ganó un 2,4 por ciento, pese a que un tribunal holandés decidió ayer suspender las ventas de la línea de "smartphones" y tabletas Galaxy durante tres meses a petición de Apple.

El tercer fabricante mundial de teléfonos móviles, LG Electronics, ganó un 1,27 por ciento, mientras que en el sector del motor destacó la subida del líder, Hyundai Motor, del 4,43 por ciento.

El mayor astillero mundial, Hyundai Heavy Industries, se apreció un 3,29 por ciento.

En el lado de los retrocesos destacó la caída de Korea Zinc, el segundo productor mundial de zinc, que perdió un 4,42 por ciento debido a la bajada de los precios del oro.

La moneda local, el won, se depreció 4,2 unidades frente al dólar estadounidense, que se intercambió al cierre a 1.086,4 wones.