La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) condenó hoy "de la manera más contundente" el ataque a la residencia del embajador de Venezuela en Libia, que el presidente del país, Hugo Chávez, atribuyó a unas "hordas".

Se trata, dijo un comunicado de la ALBA, de una "nueva violación" del derecho internacional "que refleja la situación de caos y violencia a la cual ha quedado reducida la hermana nación libia, como consecuencia de la agresión militar ilegal que los Gobiernos de la OTAN y sus aliados desencadenaron meses atrás".

La ALBA está integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y Granadinas.

La irrupción violenta de grupos armados "constituye un acto de agresión que viola la soberanía territorial venezolana y atenta contra la inmunidad que protege a esta legación diplomática", añadió el texto.

El ataque fue denunciado el miércoles por el presidente Chávez, quien sostuvo que la legación fue saqueada por rebeldes opuestos al régimen de Muamar el Gadafi, aunque luego el embajador en esa nación, Afif Tajeldine, precisó que había sido perpetrado contra su residencia.

Tajeldine indicó a la cadena internacional Telesur que los asaltantes "no dejaron nada" y se llevaron hasta los vehículos, y que al momento del ataque solamente se encontraba el vigilante.

"Eso es una demostración de la violación del derecho internacional, porque ese sitio es un territorio nuestro, un territorio venezolano", sostuvo, y aclaró que en "la embajada como oficina no pasó nada".

"El drama de Libia no termina ni aún con la caída del Gobierno de Gadafi", sentenció previamente el gobernante venezolano e indicó que es su "deber moral y político" denunciar que "están demoliendo un país delante del mundo".