Miles de trabajadores de la empresa de telecomunicaciones Verizon que se habían declarado en huelga hicieron que el número de solicitudes de ayuda por desempleo subiera la semana pasada a su mayor nivel en un mes.

Empero, si se excluye a los huelguistas, los despidos laborales parecen estar estabilizándose, lo que ayudaría a calmar los temores de que la economía esté al borde de una nueva recesión.

Las solicitudes semanales de respaldo gubernamental por desempleo aumentaron en 5.000 a 417.000, anunció el Departamento de Trabajo.

Sin embargo, la semana pasada el total incluyó unos 8.500 de esos empleados, dijo el departamento. Unos 12.500 huelguistas presentaron su solicitud de ayuda hace dos semanas.

Unos 45.000 empleados de Verizon se declararon en huelga el 7 de agosto. Los sindicatos que representan a los trabajadores concluyeron el paro laboral a principios de esta semana.

En general, los empleados que abandonan su trabajo no pueden solicitar la ayuda del gobierno, pero los estados tienen normas específicas en los casos de huelgas.

Las solicitudes habían comenzado a descender antes del paro, y en abril llegaron a las 478,000, la mayor cantidad en ocho meses. El promedio mensual de cuatro semanas, que elimina las fluctuaciones, aumentó a 407.500, el primer incremento en ocho semanas.

Sin embargo, las solicitudes deben caer a menos de 375.000 como indicio de un crecimiento laboral sostenible, y no han estado a ese nivel desde febrero.

El economista Joshua Shapiro, de MFR Inc., calculó que sin la huelga, las solicitudes habrían bajado a 397.000 hace dos semanas y aumentado a 407.000 la semana pasada.

El economista Jill Brown, de Credit Suisse, dijo que esos son "niveles decentes" al ser consistentes con un modesto aumento en la contratación laboral.

El número de personas que reciben apoyo por desempleo de acuerdo con a las previsiones regulares de los estados bajó a 3,6 millones, la menor cantidad desde el 20 de septiembre del 2008, la semana que quebró el banco de inversiones Lehman Brothers y arreció la crisis financiera.