El sentenciado fundador del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), Víctor Polay Campos, pidió hoy al Tribunal Constitucional (TC) de Perú su traslado a una prisión común, tras sostener que su reclusión en una base naval ha violado sus derechos.

Polay cumple una condena de 35 años de prisión, por el delito de terrorismo, en una de las celdas de máxima seguridad construidas durante el Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000) en la base naval del Callao.

A través de una comunicación telefónica, Polay dijo a los magistrados del TC que tiene un régimen penitenciario "discriminatorio" porque sólo puede recibir la visita de familiares directos y es imposible seguir estudios a distancia por la rigidez de su reclusión.

"Nos han negado la posibilidad de la resocialización y de estudio, y mi mundo social se ha reducido a tres presos (con los que comparte un mismo ambiente) en los últimos 18 años", se quejó Polay.

En otro ambiente de la base naval están recluidos el fundador de la banda armada Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y el exasesor de inteligencia de Fujimori, Vladimiro Montesinos, con quienes Polay no tiene contacto.

Tras la audiencia, el procurador del Estado para casos de terrorismo, Julio Galindo, negó que Perú esté violando los acuerdos en materia de derechos humanos para este tipo de casos y agregó que Polay sólo busca los beneficios a que tienen derecho los sentenciados por delitos comunes, lo cual no le corresponde.

El presidente del Tribunal Constitucional, Carlos Mesía, dijo a los periodistas que ahora la sala "tiene que decidir si los civiles pueden estar recluidos en un establecimiento penitenciario a cargo de militares o deben estar en inmuebles de carácter militar".

Mesía evitó adelantar su opinión sobre la resolución que estará lista en 30 días, según indicó.

El MRTA y Sendero Luminoso son responsables según la Comisión de la Verdad y Reconciliación de la muerte y desaparición de 69.000 personas entre 1980 y 2000 en Perú.