El gobierno de Estados Unidos detuvo todas las importaciones de papayas de México después que algunas pruebas mostraron tasas elevadas de salmonela en la fruta.

Las papayas mexicanas se relacionaron con 100 casos de salmonelosis en 23 estados hace unas semanas. Pruebas posteriores efectuadas por la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA, por sus siglas en inglés) a las papayas importadas hallaron una tasa de contaminación por salmonela de 16% en los frutos procedentes de diversas partes de México.

Se permitirá la entrada de las papayas en Estados Unidos sólo si los exportadores mexicanos pueden mostrar pruebas de laboratorio válidas que demuestren que sus frutas no están contaminadas.

Una compañía texana retiró las papayas vinculadas al brote el mes pasado. Funcionarios de la FDA dijeron que colaboran con el gobierno de México para hallar fuentes de contaminación y garantizar la sanidad de la papaya en el futuro.

La Secretaría de Agricultura de México señaló en un comunicado que autoridades y exportadores mexicanos trabajan para corregir "aquellos causales que favorecen la presencia" de la bacteria.

La dependencia mexicana añadió que las autoridades estadounidenses controlarán más los contenedores con la fruta "hasta en tanto los exportadores demuestren que al menos cinco embarques den resultado negativo a la presencia de ese organismo patógeno".