El Departamento de Estado de EE.UU. confirmó hoy que todos los ciudadanos estadounidenses detenidos en Libia ya fueron puestos en libertad, aunque manifestó su preocupación por el bienestar de los que permanecen en Trípoli.

"Seguimos preocupados por el bienestar y la seguridad de aquellos ciudadanos estadounidenses que permanecen en Trípoli. Por razones de seguridad y privacidad, no podemos dar más detalles", dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

La portavoz aseguró que EE.UU. trabaja de forma diligente "a través de varios contactos, incluyendo la embajada de Hungría en Trípoli, que nos da protección (en Libia), para dar asistencia a quienes la puedan necesitar".

"En la medida que es posible, estamos en contacto con aquellos ciudadanos estadounidenses en Trípoli que nos han alertado sobre su presencia. Sin embargo, las interrupciones en los servicios de comunicación son frecuentes", señaló Nuland.

"Continuamos haciendo un llamamiento a todas las fuerzas en Libia, incluyendo a las fuerzas de (líder libio Muamar) Gadafi, a que protejan a todos los civiles inocentes atrapados en este conflicto", puntualizó la portavoz del Departamento de Estado.

Pese a que grupos insurgentes han logrado el control de Trípoli y de la mayor parte del territorio nacional, Gadafi, que se encuentra en un lugar oculto, ha instado una vez más a sus seguidores a continuar la lucha.

En unas declaraciones anoche al canal internacional de televisión sirio Al Rai, el huido dirigente aseguró que "la misión de los habitantes de Trípoli es purgar su ciudad" de insurgentes, a los que nuevamente calificó de ratas y de trabajadores a sueldo de los colonizadores.