La aerolínea estadounidense Delta anunció hoy que ha acordado comprar 100 aviones Boeing 737-900ER, un pedido valorado en 8.500 millones de dólares, que recibirá entre 2013 y 2018 para reemplazar modelos antiguos y modernizar su flota con aviones de menor consumo de combustible.

Esas aeronaves, la última versión del popular modelo 737 de Boeing que se caracteriza por una mayor eficiencia energética, tienen una capacidad para 180 asientos y una autonomía de 3.200 millas náuticas, lo que les permite volar cualquier ruta operada por Delta dentro de Estados Unidos.

"Con estos aviones de nueva generación de Boeing, ofreceremos a nuestros clientes una experiencia superior a bordo, al tiempo que mejoramos los beneficios para nuestros accionistas", indicó en un comunicado el consejero delegado de Delta, Richard Anderson.

La compañía aérea empezará a recibir los primeros 12 aviones en la primera mitad de 2013, 19 aparatos al año entre 2014 y 2017, y los 12 restantes en 2018.

Delta subrayó que los Boeing 737-900ER consumen entre el 15 y el 20 % menos de combustible por asiento que los antiguos modelos 757, 767 y Airbus A320 a los que reemplazarán.

"Con los sustanciales ahorros que generarán la mayor eficiencia en el consumo de combustible y la rebaja en los costes de su mantenimiento, estos aviones serán rentables desde el primer año", señaló Anderson.

La serie 737-900ER también será la primera en la que Delta ofrecerá sus nuevos asientos "Sky Interior", equipados con más espacio para equipaje de mano, una cabina más espaciosa y ventilada y un sistema de iluminación de bajo consumo.

Antes de la media de la sesión en la Bolsa de Nueva York, las acciones de la compañía aérea bajaban el 5,66 %, al tiempo que los títulos de la aerolínea se han depreciado el 45,48 % en lo que va de año y el 31,51 % en los últimos doce meses.