Las aerolíneas empezaron a cancelar vuelos y a sacar las aeronaves del cielo al tiempo que el huracán Irene se acerca hacia la costa oriental estadounidense.

La tormenta probablemente obligará a cancelar centenares de vuelos durante el fin de semana y creará atrasos que podrían tener repercusiones por todo el país.

El jueves, las aerolíneas le ofrecieron a los pasajeros la opción de volver a reservar gratis vuelos a muchas ciudades del este de Estados Unidos.