Tres estudiantes que permanecían en huelga de hambre depusieron el miércoles la medida que mantenían desde hace 37 días en apoyo a un paro estudiantil en contra del gobierno.

El anuncio lo hizo en rueda de prensa Gloria Negrete, uno de los estudiantes que permanecían internados en el hospital de la localidad de Buin, a unos 35 kilómetros al sur.

Explicó que depusieron la medida "por nuestra salud, por el precario estado en que nos encontramos cada uno de nosotros, porque nuestros padres estaban sufriendo". Los tres son estudiantes del liceo de Buin, una localidad rural vecina a Santiago.

"Nuestra lucha no va a acabar", agregó la joven. Manifestó que cuando se recuperen se integrarán a la lucha que mantienen sus compañeros.

Hay otros 40 alumnos en diversas escuelas del país que se encuentran en huelga de hambre, que iniciaron en distintas fechas.

Miles de estudiantes secundarios y universitarios están en paro nacional desde comienzos de junio, y en muchos casos están ocupando los establecimientos educacionales. Demandan mejoras en la enseñanza, el término de la dependencia municipal de los colegios, mayores recursos económico y sobre todo exigen el fin del lucro en los establecimientos que reciben aportes estatales.

El gobierno ha respondido parcialmente a sus demandas, por lo cual los estudiantes no acceden a poner término al paro.