El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, aseguró hoy que la situación en Libia y la evolución de los rebeldes sobre el régimen de Muamar al Gadafi "tendrá claras consecuencias en Siria", pero descartó una intervención militar sin el apoyo de la ONU.

"La población siria ve que Libia se libera y también tiene derecho a hacer lo mismo y a no permanecer condenada por un régimen que no comprende que estamos en otro siglo", dijo el jefe de Estado en una conferencia junto con el primer ministro del Consejo Nacional libio de Transición (CNT), Mahmud Yibril.

Precisó no obstante que en ese otro país "no se han reunido todavía las condiciones para una intervención militar", y descartó que Francia vaya a actuar "sin una resolución" del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Esa resolución es la base, pero eso no quiere decir que debamos dejar que el pueblo sirio sea masacrado por un régimen (el de Bashar El Asad) que se descalifica día a día", añadió Sarkozy, asegurando que Francia se pone del lado "de la calle árabe cada vez que ésta exige la libertad y la democracia".

"Contamos con el precedente de Túnez, Egipto o Libia. No se trata de iniciar conflictos, pero el pueblo sirio tiene derecho a la libertad, y me alegra que haya declaraciones de jefes de Estado árabes en esa misma dirección, que van hacia la libertad, y no solo hacia la estabilidad", concluyó en su intervención.